Escucha La Voz Profética

by May 29, 2024Uncategorized0 comments

2Crónicas 20:20  Al día siguiente, madrugaron y fueron al desierto de Tecoa. Mientras avanzaban, Josafat se detuvo y dijo: «Habitantes de Judá y de Jerusalén, escúchenme: ¡Confíen en el Señor su Dios y estarán seguros! ¡Confíen en sus profetas y tendrán éxito!».    

      La voz y visión profética, que el profeta presentó como portavoz de Dios, se estaba tomando seriamente de cuando una destrucción estaba por tomar lugar entre una nación. La vida y la muerte dependía sobre unas instrucciones que había dado el profeta quien las obtuvo de Dios. Las instrucciones claras del Señor  descendieron para liberar a algunos y destruir a otros. Ojalá los que necesitaban la ayuda de Dios fueron liberados de la calamidad que los rodeaba. Dios muy raramente, si es que alguna vez  hacía algo entre su gente, pues primero revelaba sus planes al profeta. Amós 3:7 En verdad, nada hace el Señor y Dios sin antes revelar sus planes a sus siervos los profetas. Dios da conocimiento e instrucciones por revelación al profeta, y el profeta a su vez le da al pueblo advertencias, instrucciones y amonestaciones. Con este método de interacción, Dios Todopoderoso puede satisfacer las necesidades de las personas y dirigir sus vidas en la voluntad de Dios.

       Podemos ver esta ordenada relación tomando lugar cuando Dios va a destruir a Sodoma y Gomorra. Gén. 18:17 Pero el Señor dijo para sus adentros: «¿Ocultaré a Abraham lo que estoy por hacer? La justicia que que estaba planeada para Sodoma y Gomorra se le explica a Abraham y Abraham comienza a razonar con Dios sobre sí destruir a los justos con la población pescadora era lo correcto de hacer. Tristemente lo único justo encontrado en la ciudad era Lot, y por él también a su familia. La conclusión de esta interacción con Abraham nos deja demostrando, que si hubiera habido pocas almas justas en este lugar, Dios hubiera tenido misericordia y los hubiera salvado. Gén. 18:20 Entonces el Señor dijo a Abraham: —Las acusaciones contra Sodoma y Gomorra son muchas y su pecado, gravísimo.

     Las palabras de un profeta no siempre eran bienvenidas. Las personas no siempre apreciaban o querían creer en la Palabra Profética de Dios cuando el profeta expuso las advertencias de Dios. El rey Sedequías quería que Jeremias profetizara buenos y favorables resultados para él y para las vidas de los Judeanos. Como si Dios estaba sujeto al profeta. Jeremias terminó encarcelado porque obedecía a Dios, decirle al rey y a las personas exactamente lo que Dios decía que iba a pasar, Jer. 32:3 Sedequías, el rey de Judá, lo tenía preso y le reprochaba: «¿Por qué andas profetizando: “Así dice el Señor”? Andas proclamando que el Señor dice: “Voy a entregar esta ciudad en manos del rey de Babilonia. Él la capturará 4 y Sedequías, rey de Judá, no escapará de la mano de los babilonios, sino que será entregado en manos del rey de Babilonia y hablará con él cara a cara y lo verá con sus ojos. No era raro que la gente tomara su ira en contra del Señor y atacaran al profeta llevando el testamento de Dios.

       A una sorprendente cantidad de gente no le gusta cuando la palabra de un profético trae una verdad convincente a un corazón. El resultado de esta palabra puede doler intensamente cuando el corazón de una persona está puesta en un camino en particular o deseo y Dios trae una nueva instrucción para seguir en sus vidas. Tenemos que ser agradecidos que Dios dirige nuestras vidas para nuestro bien, pero aun así nosotros escogemos si despreciar u obedecer Su Palabra. Las instrucciones no siempre son cómodas de obedecer, pero es necesario si queremos crecer en madurez en nuestra fe. 1Tesa. 5:20 No desprecien las profecías, 21 sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno.

      Nosotros que vivimos en la dispensación del Nuevo Testamento, hemos recibido por medio de un nuevo nacimiento en Cristo, las habilidades proféticas de Jesús. Aquellos quienes han aceptado a Jesús como Señor, hemos recibido los regalos proféticos de Cristo que vive y puede discernir dentro de nuestras almas. No siempre aparenta porque lo estamos viendo desde un punto de vista obscuro, así lo explica el Apóstol Pablo, pero no importa, todavía tenemos una luz y una idea del conocimiento profético del Espíritu Santo que está dispuesto para nosotros. Creo que es por eso que estamos amonestados a codiciar el regalo de la profecía. Podemos profesar palabras que traen sanidad y levantar nuestro espíritu desde muy dentro en cada corazón de la humanidad. 1Cor 14:1 Esfuércense en seguir el amor y ambicionen los dones espirituales, sobre todo el de profecía.

      Cuando Jesús ministraba como profeta, Él trajo vida y dirección. Juan 1:48  —¿De dónde me conoces? —preguntó Natanael. Jesús respondió: —Antes de que Felipe te llamara, cuando aún estabas bajo la higuera, ya te había visto. Jesús ministraba a los corazones de las personas llevándoles visión  profética a las profundidades del alma de una persona. Él podía tocar el punto dentro de un corazón que cuando sanara sus vidas cambiarían. Este fue el caso de la mujer Samaritana que Jesús se encontró en el pozo. Ella buscaba satisfacción entre los hombres con quien había vivido pero no encontró solución a su profundos anhelos. De todas maneras, solo un encuentro con la gracia amorosa de Jesús encontró lo que ella necesitaba. Juan 4:18 Es cierto que has tenido cinco y el que ahora tienes no es tu esposo. En esto has dicho la verdad. La visión  profética tocó su corazón. Juan 4:19 La mujer dijo: —Señor, me doy cuenta de que tú eres profeta. No solo su vida fue cambiada sino que también la vida de ese pueblo. Juan 4:40 Viniendo pues los samaritanos a Él, le rogaron que se quedara allí; y permaneció allí dos días. Esta palabra profética en su preciso momento trajo como dos días de avivamiento de fe en Dios. Juan 4:41 Y creyeron muchos más por la palabra de Él. 

      Jesús predijo la caída y destrucción del templo. Marcos 13:2 —¿Ves todos estos grandiosos edificios? —contestó Jesús—. No quedará piedra sobre piedra, pues todo será derribado. Acuerdo al histórico Josephus, el templo fue capturado y destruido una generación después. Jesús usó su regalo de profecía también como su oficina de profeta. Necesitamos discernir entre la oficina de un profeta y entre el regalo de un profeta. Solo porque yo tuve unas palabras de visión profética a lo que el Señor me está enseñando en algo en particular, no quiere decir que estoy siendo llamado a la oficina de profeta sobre una nación, sobre un estado o de un país. El regalo de profecía  es para todo creyente en Cristo. Porque nuestra salvación por medio de Cristo, tenemos que proteger la voz profética del Espíritu que se levanta entre nosotros. Esto pone toda una nueva seriedad en las palabras que hablamos para nosotros y para entre nosotros. Que codiciemos el regalo de profecía y que usemos este regalo para lavarnos los unos a los otros en las palabras sanadoras del Señor.

 

Find Other Devotions About:

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El proverbial comentario de Sir Norm

Pride Of The Worm

Libros electrónicos sobre fe

Mensajes recientes

Aún Los Perros Reciben Migas

Mateo 15:26  Él respondió: —No está bien quitarles el pan a los hijos y echárselo a los perros. 27 —Sí, Señor —respondió la mujer—, pero hasta los perros comen las migajas que caen de la mesa de sus amos.       La Mujer Sirofenicia quien sintió la diferencia de clase...

Aquellos Quienes Pueden Ser Sobornados

Mateo 28:12 Después de reunirse estos jefes con los líderes religiosos y de trazar un plan, dieron a los soldados una fuerte suma de dinero 13 y les encargaron: «Digan que los discípulos de Jesús vinieron por la noche y que, mientras ustedes dormían, se robaron el...

Nadie Odia Un Arcoíris

Génesis 9:12 Y Dios añadió: «Esta es la señal del pacto que establezco para siempre con ustedes y con todos los seres vivientes que los acompañan: 13 He colocado mi arcoíris en las nubes, el cual servirá como señal de mi pacto con la tierra.        A veces...