Terminando Fuertes

by Ene 31, 2024Piadosa0 comments

Jeremías 12:5 «Si corriste con los de a pie e hicieron que te cansaras, ¿cómo competirás con los caballos? Si tropiezas en una tierra tranquila, ¿qué harás en la espesura del Jordán?

      Terminando fuerte, o como tu quieras decirlo, “Terminando fuerte, terminando duro o terminando bien,” haz tu mejor esfuerzo para terminar la carrera que Dios ha puesto en la vida que Él te ha dado. Un día en el gimnasio vi el reloj de la pared para saber cuánto tiempo me quedaba para completar mis ejercicios. Me reprendí por estar viendo mi salida fácil y me dije a mi mismo, “Vamos Norm, termina fuerte y bien!” Cuando me doy cuenta que estoy empezando a hacer excusas por estar perezoso en cosas que necesito hacer, siempre pienso en las palabras de Jeremías, “Si has corrido con los hombre a pie y te han cansado, entonces, ¿cómo puedes competir con caballos?” ¿Qué  tan cierto es esto? Si no puedo hacer las cosas que necesito hacer todos los días, ¿Qué voy hacer en tiempos verdaderamente duros?

      Si no puedo orar y pasar tiempo con Dios cuando los días son buenos, ¿Cómo puedo pedir ayuda durante un pánico  frenético, cuando el mundo se me esta cayendo a mi alrededor? Si no puedo controlar el mal hábito de comer y asegurarme que haga ejercicios a menudo, ¿Cómo puedo encontrar valor y fuerza de voluntad de hacer ejercicios, comer bien, cuando me diagnostican con múltiples condiciones que vienen hacia mí a diario como un bandido armado que toma posición de mi existencia? ¿Cómo puedo terminar fuerte cuando todo lo que he elegido hacer es débil y de ilusiones indisciplinadas? Prov. 14:23 Todo esfuerzo tiene su recompensa, pero quedarse en las palabras solamente, lleva a la pobreza.      

      Siempre escucho personas hablar de estas ilusiones. Como quisiera levantarme temprano y pasar tiempo con el Señor, cómo quisiera llegar al trabajo a tiempo, cómo quisiera levantarme de la mesa cuando ya estoy satisfecho. Prov. 13:4 El perezoso codicia y no satisface sus anhelos; el diligente prospera en todo lo que anhela. Quisiera salir de mi haraganería y hacer lo que se necesita hacer. Una y otra vez van los deseos. Para poder terminar fuertes, tenemos que llegar a ser fuertes en las áreas de la vida en donde Dios ha sembrado una tenacidad inspiradora dentro de nosotros para lograr aquello para lo que fuimos creados. Prov. 23:7a Pues como piensa dentro de sí así es. La cosa es, que tenemos que romper los muros de pereza que todos hemos experimentado durante la vida. No todos estamos preparados para enfrentarnos a los desafíos que vienen hacia nosotros. Unos necesitarán aplicar más esfuerzo que otros para realizar pequeñas tareas. No hay problema con eso, siempre y cuando terminen fuertes y pasen a la siguiente lección para vivir en la rectitud de Cristo.

      Para unos con solo hacer su cama antes de salir de su casa puede que sea el Goliat que necesitan vencer, para otros, puede que sea el terminar su doctorado que ha estado quemando su corazón. No importa, cualquiera que sea la magnitud de la tarea, terminar fuerte va ayudar a determinar el caracter del corazón que uno tiene para la vida. Una vez me preguntaron, que si yo tuviera poco tiempo para vivir,  ¿qué pasaría con el libro que todavía  estaba escribiendo? “Me imagino que escribiría más rápido, contesté.” No estaba tratando de contestar con burla, pero estas preguntas hipotéticas de ¿Y Si…? No importa, cuando estás viviendo tu mejor vida a lo máximo y estas haciendo lo mejor que puedes en lo que Dios te ha dado. De todas maneras, es Dios quien determina lo que hacemos y finalmente lo que logramos. Claro, somos participantes dispuestos en el plan que Dios tiene para nosotros, entonces, el estresarnos en lo que no se ha terminado en nuestras vidas es problema de Dios. Digo esto con reverencia, porque Dios tiene el número de nuestros días en Su mano. Nuestro trabajo es seguir adelante en la justicia de Cristo y terminar la carrera que está ante nosotros.

      Estoy seguro que el Apóstol Pablo pudo haber hecho más, si no lo hubieran asesinado durante la persecución del reinado de Nerón contra los cristianos. Pablo sabía que ya sus días estaban contados. Pablo declaró que iba a terminar fuerte, que iba a ver una bendición de premio al final de todo. 2Tim. 4:6  Yo, por mi parte, ya estoy a punto de ser ofrecido como un sacrificio, y el tiempo de mi partida ha llegado. 7 He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, me he mantenido en la fe. Terminó su carrera aunque él tenía el conocimiento y la capacidad de haber hecho mucho más. La cosa es, que Pablo terminó fuerte, y nosotros somos bendecidos por eso. Tenemos sus cartas para la iglesia, que nos ayuda, nos dirige y nos instruye a vivir en la justicia de Cristo. Cualquiera que sean las pruebas y tribulaciones que aparezcan en nuestro camino a la eternidad, pueden ser vencidas con la ayuda y la guía del Espíritu Santo. Lo que constantemente hace falta en la vida de un cristiano es el deseo entre la persona de seguir adelante cuando el Espíritu Santo los está empujando. Muchos se cansan porque no hacen cosas pequeñas en fe que es requisito para crecer. La complacencia se convierte en un valor predeterminado en el corazón, y la insipidez se convierte en el fruto de su existencia día a día. La Palabra expresivamente nos advierte de que no nos demos por vencidos en lo que Dios nos ha inspirado a sembrar. Gál. 6:9 No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. Si Dios nos ha dado una visión, entonces Dios no va a dar los medios para cumplir y terminar fuertes. ¿Qué bueno es saber esto?

 

Find Other Devotions About:

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El proverbial comentario de Sir Norm

Pride Of The Worm

Libros electrónicos sobre fe

Mensajes recientes

Competencia Religiosa

2 Corintios 10:12 No nos atrevemos a igualarnos ni a compararnos con algunos que tanto se recomiendan a sí mismos. Al medirse con su propia medida y compararse unos con otros, no saben lo que hacen.             El Sermón en la Montaña enseña expresamente las formas en...

Levántate Una Y Otra Vez

Mateo 21:28 »¿Qué les parece? —continuó Jesús—. Había un hombre que tenía dos hijos. Se dirigió al primero y dijo: “Hijo, ve a trabajar hoy en el viñedo”. 29 “No quiero”, contestó, pero después se arrepintió y fue. 30 Luego, el padre se dirigió al otro hijo y le pidió...

Status Confessionis

Hechos 4:11 Jesucristo es »“la piedra que desecharon ustedes los constructores y que ha llegado a ser la piedra angular”. 12 De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos.   El...