Sonríe Y Asiente

by Sep 20, 2023Piadosa0 comments

Romanos 12:18 Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos.

      Hablando con mi mamá sobre la dinámica en familia con la que no van a ser fáciles de lidiar. Le pregunté cómo hacía ella cuando se encontraba en estas situaciones, ella me dice, “He aprendido a asentar y sonreír, sonreír y asentar.” Me empecé a reír y le dije, “Esto hace las cosas más simples.” No lo adoptes y no pongas el problema en tu corazón o no dejes que viva de renta gratis en tu mente – solo sonríe, asiente y déjalo ir. Ciertas situaciones en la familia llegan al punto donde no puedes hacer algo para componer todo lo que viene hacia ti. Esto lo he dicho antes, “Creo que Dios nos ha dado buenos amigos para compensar por los miembros de familia que nos ha dado.” Para algunos miembros de la familia, no importa lo que tu dices. Con el hecho que tu hayas dicho algo, provocará mayor ira, ansiedad y agresividad. El sonreír y asentar va a ser no solo lo único que puedas hacer sino también orar en silencio por ellos. Solo Dios puede componer disfunción.
      El Rey David estaba lidiando con problemas de familia en su vida. Leemos en 2Samuel 16, en donde Simí salió maldiciendo al Rey David y gritando tonterías. 2Sam. 16:5 Cuando el rey David llegó a Bajurín, salía de allí un hombre de la familia de Saúl, llamado Simí, hijo de Guerá. Este se puso a maldecir 6 y a tirarles piedras a David y a todos sus oficiales, a pesar de que las tropas y la guardia real rodeaban al rey. 7 En sus insultos, Simí decía al rey: —¡Largo de aquí! ¡Asesino! ¡Canalla! 8 El Señor te está dando tu merecido por haber masacrado a la familia de Saúl para reinar en su lugar. Por eso el Señor ha entregado el reino a tu hijo Absalón. Has caído en desgracia, porque eres un asesino. 
      Así como muchos de nosotros, que necesitamos enfrentar, arbitrar o tolerar problemas de familia que pueden llegar a un gran drama familiar de malentendidos, el Rey David estaba lidiando con dificultades dinámicas de familia. Absalom, el hijo de David, estaba planeando un golpe de estado en contra del reinado de David sobre Israel. Después de escuchar todas las maldiciones que venían de Simí, uno de los hombres de David sugirió el darle silencio al acusador con cortarle la cabeza. 2Sam. 16:9  Abisay, hijo de Sarvia, dijo al rey:—¿Cómo se atreve este perro muerto a maldecir a mi señor el rey? ¡Déjeme que vaya y le corte la cabeza!. Aún así, David le deja las cosas a Dios diciendo, 2Sam. 16:12 A lo mejor el Señor toma en cuenta mi aflicción y me paga con bendiciones las maldiciones que estoy recibiendo hoy. Otra manera de ver las cosas, David solo sonríe y asiente mientras deja espacio para que Dios lleve su voluntad a la situación.
      No solo en la familia, creo que por similares razones hay malos entendidos en la iglesia también. La palabra de Dios nos describe como hermanos y hermanas en Cristo, por Él, llegamos a ser parte de la familia en la iglesia. No todos los hermanos y hermanas se llevan bien y las diferencias y opiniones causan fricción, por lo tanto, Pablo el apóstol correctamente dice que nos llevemos bien lo mejor que podamos. Rom. 12:18 Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos. Como lo dice la palabra, “Mientras dependas de ti, vive en paz.” Así como todos, tengo que estar listo para sonreír y asentir para poder llevarnos bien lo mejor posible y ser alguien que puedan depender de no empezar una pelea en la entrada de la iglesia. Esperamos que las payasadas y peleas que se han vuelto comunes en los estacionamientos de las grandes tiendas no se conviertan en una escena en los estacionamientos de las iglesias.
      Cuando Jesús caminó en la tierra, su familia terrenal lo mal entendió. Sus hermanos creyeron que Él era egocéntrico cuando de hecho, Jesús era un Padre Celestial-céntrico. Los hermanos del Señor lo mal entendieron creyendo que Jesús estaba tratando de ganar un estatus mundano – tener los muchos likes posibles en su canal de religión por decirlo así. Juan 7:3 Así que los hermanos de Jesús le dijeron: —Deberías salir de aquí e ir a Judea, para que tus discípulos vean las obras que realizas, 4 porque nadie que quiera darse a conocer actúa en secreto. Ya que haces estas cosas, deja que el mundo te conozca. 5 Lo cierto es que ni siquiera sus hermanos creían en él. Jesus estaba haciendo la voluntad de su Padre Celestial, y esto estaba causando fricción entre la familia. Jesús tuvo que sonreír y asentir mientras le decía a sus hermanos, Juan 7:8  Suban ustedes a la fiesta. Yo no voy todavía a esta fiesta porque mi tiempo aún no ha llegado.
      Ya se pueden imaginar lo que hablaron sus hermanos en camino a su festejo religioso. Podrían haberse oído como a muchos de nosotros cuando nos quejamos acerca de los problemas en nuestras propias  familias. “¿Que se cree ahora el Súper Hermano que es? ¿Porqué siempre tiene que ser acerca de Él? Por una vez, ¿no puede Él pensar en alguien más  además de Él mismo y Su Dios de Israel? Siempre es Abba Abba Abba con él. Mamá nunca dice nada, ella solo reflexiona en las cosas que Él dice a su corazón, pero si nosotros o nuestras hermanas decimos algo contra Él, ella se nos tira encima.” ¿Se les hace familiar? Tal vez hay algunas ofensas en las que necesitamos arrepentirnos. Prov. 18:19 Más resiste el hermano ofendido que una ciudad amurallada; los litigios son como cerrojos de una fortaleza.
      Hay tiempo para hablar y decir algo cuando la situación llega a ser peligrosa o perjudicial a otro miembro de la familia, pero, el estar en lo correcto puede ser sobrevalorado cuando es por algo pequeño que en realidad no importa. Tal vez un poquito más de sonreír y asentir puede calmar muchas cosas. Claro, tú puedes afirmar en conocer bien a tu familia porque creciste con ellos, pero solo Dios sabe los corazones que cada persona de tu familia. Deja que Dios trate con ellos mientras nosotros los mantenemos en oración y con esperanza que la familia te tenga en sus oraciones. Después de todo, tu,  puede que sea la razón por la que ellos sonrían y asentan solo para mantener la paz. Todos estamos tratando de pasar por esta vida con la menor cantidad de dolor posible. Todos necesitamos gracia. Le tomó a mi mamá como ocho años perfeccionar la idea de sonreír y asentir. Espero que nosotros lo logremos antes. Que Dios nos bendiga a todos.
Find Other Devotions About:

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El proverbial comentario de Sir Norm

Pride Of The Worm

Libros electrónicos sobre fe

Mensajes recientes

Merezco Morir

Romanos 3:10 Así está escrito: «No hay un solo justo, ni siquiera uno; 11 no hay nadie que entienda, nadie que busque a Dios. 12 Todos se han descarriado; juntos se han corrompido. No hay nadie que haga lo bueno; ¡no hay uno solo!»         Estaba hablando con un...

Terapia De Grupo

Santiago 5:16 Por eso, confiésense unos a otros sus pecados y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz.             Escuchaba a un psicólogo explicando la diferencia entre terapia individual versus terapia grupal. Explicaba...

Muchas Opiniones

Mateo 12: 36 Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado. 37 Porque por tus palabras se te declarará inocente y por tus palabras se te condenará».      Mi mamá manejaba entre una zona de...