Pequeño Asunto

by Dic 8, 2023Piadosa0 comments

Jeremias 32:27 «Yo soy el Señor, Dios de toda la humanidad. ¿Hay algo imposible para mí?     

 
     
      Le pedía a Dios que me ayudara con algo pequeño esta semana y me di cuenta de que lo que estaba pidiendo era un asunto pequeño en comparación con las guerras que están ocurriendo. Erróneamente dije, “No importa Señor, tú estás ocupado pasando con guerras en tus manos.” Estaba inadvertidamente limitando a Dios diciendo que sus manos ya estaban muy llenas y que no podría ver mi situación valiosa de atención comparado a todas las atrocidades que están pasando en la tierra. Qué pensamiento más  egoísta y engañoso. ¿Quien soy yo para determinar lo que Dios puede y no puede hacer? ¿Cómo puedo yo, como un ser eterno, comprender la capacidad de un Dios infinito? Lucas 1:37 Porque para Dios no hay nada imposible.      
     
      Al enemigo de nuestra alma le gustaría que solo le pidamos a Dios una petición que consideramos difícil, porque eso eliminaría más de la mitad de nuestra conversación con Dios. Esto también nos pondría en un estado de orgullo y declararíamos cosas como – yo puedo con las mayores cosas, solo necesito a Dios de vez en cuando que me llene en ese momento. Que orgullo mas arrogante sería eso. La razón de que no podamos cambiar la configuración predeterminada de nuestro corazón nosotros mismos es porque, solo sacrificamos la voluntad de nuestro ego, hasta el punto de nuestra tolerancia al dolor emocional.  En el momento que llega a ser incómodo o doloroso, empezamos a justificar, razonar y pontificar nuestro caso hacia Dios. Prov. 16:2 Todos los caminos del ser humano son limpios a sus ojos, pero las intenciones las juzga el Señor. De todas maneras, si nos sometemos a las correcciones del  Espíritu Santo y dejamos que Él elimine cualquier orgullo ocultado y las consecuencias de nuestras iniquidades que viene del orgullo, es entonces cuando el Espíritu Santo encuentra la manera de derrotar cualquier razón carnal. Media vez el Espíritu Santo limpia nuestros corazones es entonces que podemos avanzar hacia la madurez de Cristo nuestro Señor.
     
      El enemigo de nuestra alma quiere que nosotros nos veamos tan insignificantes con asuntos pequeños y con problemas pequeños. Satanás felizmente nos apunta que solo le estamos haciendo perder el tiempo a Dios llevando nuestros problemitas, porque Él no tiene tiempo ni merecemos su atención. Que mentira mas grande la que es. Juan 8:44b Cuando miente, expresa su propia naturaleza, porque es un mentiroso. ¡Es el padre de la mentira! Lo que me sorprende, es que tan fácil caemos en esa mentira. Nuestros egos están tan afinados que podemos posponer nuestra petición a Dios sin darnos cuenta, porque nuestra carnalidad empieza a estar de acuerdo con esa falsedad, y nuestra auto justicia, entra pensando que solo somos santos porque no molestamos a Dios.
     
      Que decepción, muchos hermanos en el Señor lavados con Su sangre han caído en esta falsedad. Se expresan como,  “Oh, puedo comprender hermano porque el otro hermano tiene un niño muy incapacitado, si, puedo comprender a la hermana en Cristo que le pide a Dios porque tiene una enfermedad terminal. Puedo comprender que toda la familia necesita un milagro porque perdieron todo en el desastre.” Que gran carga de retórica demoníaca. Estar ahí con un complejo de mártir en fe cuando por dentro acicalándote que no tienen mayores problemas para llevarle a Dios en oración. Lo falso de estar tan seguro de tu eterno estado.
     
      Con razón Dios nos dice que nos humillemos bajo la poderosa mano de Dios para que Él pueda levantarnos, para que veamos y comprendamos desde un punto de vista honesto de nuestro corazón. 1Pedro 5:6 Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios para que Él los exalte a su debido tiempo. 7 Depositen en Él toda ansiedad, porque Él cuida de ustedes. Por ciento, participar en el fariseísmo y la autoflagelación orgullosa, es una forma de desorden de ansiedad. Dale todo esto a Dios antes de que esto mismo te derrote al suelo y ya no te puedas levantar.
     
      Con el hecho que Dios está escuchando nuestra meditación y muchas veces ha contestado nuestras oraciones que solo las hemos pensado, claramente nos demuestra que nuestro Padre Celestial está interesado en nosotros y cuida de cada aspecto de nuestra vida. Todos podemos dar fe de la verdad, que Dios responde a nuestras oraciones que solo habíamos considerado pedir. Salmos 5:1 Escucha, Señor, mis palabras; toma en cuenta mi gemido. Para mi, el considerar mi situación como un pequeño asunto, no digno de traerlo a Dios, es una acusación contra mi fe y la obra de la cruz que toda la salvación en Cristo está basada. Sinó le traemos diariamente nuestras oraciones al trono de gracia, entonces nuestro arrogante ego nos traerá de regreso a un lugar, en que estamos tratando de defender nuestra propia justicia. Recordemos que solo Jesús puede lavar todo pecado, incluyendo orgullo en cualquier disfraz. Solo Jesús nos puede hacernos íntegros y completos aceptables a nuestro Padre Celestial. Que Dios tenga misericordia en todos nosotros.
Find Other Devotions About:

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El proverbial comentario de Sir Norm

Pride Of The Worm

Libros electrónicos sobre fe

Mensajes recientes

Los Planes De Dios Funcionan

Isaías 55:8 «Porque mis pensamientos no son los de ustedes ni sus caminos son los míos», afirma el Señor. 9 «Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!       Muchos cristianos dudan los planes de Dios en...

La Vergüenza Habla Fuerte

Hebreos 12:2 Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios.       Martin Lutero...

Mi Corazón De Piedra

Ezequiel 36:26 Les daré un nuevo corazón y derramaré un espíritu nuevo entre ustedes; quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen y les pondré un corazón de carne. 27 Infundiré mi Espíritu en ustedes y haré que sigan mis estatutos y obedezcan mis leyes.        Qué...