Levántate Una Y Otra Vez

by Mar 20, 2024Piadosa0 comments

Mateo 21:28 »¿Qué les parece? —continuó Jesús—. Había un hombre que tenía dos hijos. Se dirigió al primero y dijo: “Hijo, ve a trabajar hoy en el viñedo”. 29 “No quiero”, contestó, pero después se arrepintió y fue. 30 Luego, el padre se dirigió al otro hijo y le pidió lo mismo. Este contestó: “Sí, señor”; pero no fue.

      

      Nuestro caminar diario con El Señor es una vida continua en lo que escogemos hacer. ¿Qué pasa si escogemos mal y caemos? Por medio de Jesús, nos arrepentimos y nos levantamos otra vez. Nuestra meta no es correr una carrera perfecta, aunque eso sería muy bueno si se pudiera hacer, pero nuestro propósito es completar la carrera que se nos ha presentado por medio de Cristo nuestro Señor. Heb. 12:1b Corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. 2a Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe. Es con Jesús que podemos terminar lo que Dios ve que estamos logrando en Él para nuestras vidas. Antes de la fundación del mundo, Dios ya nos conocía e hizo un plan de redención que nos daría vida eterna y propósito en el Reino de Dios. Así como el hijo en Mateo 21:29 que dijo que no iría al viñedo hacer lo que le había pedido su padre hacer, pero después se arrepintió e hizo la voluntad de su padre, nosotros también tenemos el libre albedrío para cambiar de pensar y obedecer a nuestro Padre Celestial. Nosotros también podemos levantarnos después de caer de cara.

 

      La Palabra dice que el hombre justo cae pero vuelve a levantarse. Se dan cuenta, es el hombre justo quien cae. La fuerza de la justicia de Dios en que camina la persona será valiente en arrepentirse y volver a levantarse. Prov. 24:16 Porque siete veces podrá caer el justo, pero otras tantas se levantará; los malvados, en cambio, se hundirán en la desgracia. Pero los malvados seguirán cayendo en la desgracia porque no hay poder de justicia de Dios obrando en sus corazones. Nosotros que estamos en Cristo se nos ha dado la Justicia del Señor para hacer la voluntad de nuestro Dios. Gloria al Señor por el regalo de una vida de justicia.

 

      El apóstol Pablo siempre estaba viendo hacia adelante para un premio eterno que Dios tenía para él y no contemplando siempre en los pescados del pasado. Fili. 3:13 Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, 14 sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús. Pablo había caído pero volvió a levantarse. Nos da un ejemplo de lo que el poder de la salvación puede hacer en el corazón de la persona quien ha escogido al Señor Jesús para ser su salvador. Aún si caemos, podemos levantarnos una y otra vez y poder ver hacia adelante las bondades de Dios en nuestra vida.

 

    Estoy seguro que Satanás vino a Pablo con toda clase de acusaciones por cada persona que había condenado a muerte antes de encontrarse con Jesús camino a Damascos. Satanás hubiera continuado regresando a Pablo gritándole, “Los mataste por tu celo religioso, y ahora dices que no has hecho nada malo a ningún hombre!” Pablo comprendió la limpieza poderosa y la gracia salvadora de la sangre de Jesús. Él podia declarar que era un hombre justo de Dios por medio de Cristo y nada de su pasado iba a cambiar en la mente de Dios acerca del amor de Dios hacia Pablo. Esto ha de haber quemado a Satanás de rabia que su acusación había regresado a quemarle la lengua. Isa. 54:17 No prevalecerá ninguna arma que se forje contra ti; toda lengua que te acuse tú la refutarás. Esta es la herencia de los siervos del Señor, la justicia que de mí procede», afirma el Señor.

 

      Así como Pablo, todos necesitamos levantarnos nuevamente cuando caemos y asegurarnos de hacerlo inmediatamente. El Señor dice que nos acerquemos con una confianza segura de recibir la misericordia que necesitamos. Heb. 4:16 Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir la misericordia y encontrar la gracia que nos ayuden oportunamente. La cantidad de depresión y soledad que está en abundancia por el mundo hoy día es porque muchos no se levantan. Han aceptado que sus fracasos e incapacidades de encontrar esperanza en nada es su suerte en la vida. En muchos casos, este es el resultado de vivir sin ninguna clase de ley, escogiendo hacer cosas contrarias de lo que Dios dice que es bueno y verdadero. Muchos de ellos insisten en crear salvación con sus propios términos y ahora la sentencia ha llegado. Lo que les ha gustado escuchar y escoger vivir en la orilla de la ley los ha llevado a un lugar solitario. 2Tim. 4:3 Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las fantasías que quieren oír.

 

      Dios no va a bendecir los pecados que has escogido, pero te perdona de tus pecados si te arrepientes de ellos para regresar al hogar del Padre. El Señor te ayuda a levantarte si quieres hacerlo. Así  cómo lo hizo el hijo en Mateo 21:29 “No quiero”, contestó, pero después se arrepintió y fue. Todos podemos levantarnos y continuar la carrera que es de nosotros el terminar. Todos podemos decir como dijo Pablo, “Olvidar lo que se quedó atrás y avanzar para lo que hay adelante.” Nuestra eternidad en Cristo está  por delante de nosotros y nosotros por medio de Jesús tenemos la fe en el Señor de seguir adelante porque Jesús es el autor y el consumador de nuestra fe. Dime, ¿Hay algo mejor que eso?

 

Find Other Devotions About:

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El proverbial comentario de Sir Norm

Pride Of The Worm

Libros electrónicos sobre fe

Mensajes recientes

Solo Tenemos Tiempo De Por Vida

Eclesiastés 12:13 El fin de este asunto es que ya se ha escuchado todo. Teme a Dios y cumple sus mandamientos, porque esto es todo para el hombre. 14 Pues Dios juzgará toda obra, buena o mala, aun la realizada en secreto.            Escuchaba a un hermano en el Señor...

La Carga De Habacuc

Habacuc 1:2 ¿Hasta cuándo, Señor, he de pedirte ayuda sin que tú me escuches? ¿Hasta cuándo he de clamar «¡violencia!», sin que tú nos salves? 3 ¿Por qué me haces presenciar tanta iniquidad? ¿Por qué toleras la maldad? Veo ante mis ojos destrucción y violencia; surgen...

Picando Costras

Levítico 13:2 «Cuando a una persona le salga en la piel alguna inflamación, erupción o mancha blancuzca que pueda convertirse en infección, se la llevará al sacerdote Aarón o a alguno de sus descendientes los sacerdotes.       ¿Porqué algunas personas solo ven y...