La Oscuridad Del Descontento

by Abr 3, 2024Piadosa0 comments

Malaquías 3:12 »Ustedes profieren insolencias contra mí —dice el Señor—. »Y encima preguntan: “¿Qué hemos dicho contra ti?”. 14 »Ustedes han dicho: “Servir a Dios no vale la pena. ¿Qué ganamos con cumplir sus órdenes y vestirnos de luto delante del Señor de los Ejércitos?

      Le preguntaba a Dios como fue que las personas de Norteamérica llegaron a ser tan descontentos con sus vidas y de todo lo que tienen. La mayoría de la población tiene demasiadas comodidades dispuestas a casi todas las personas en esta parte del mundo. Todavía así tienen muy poca paz, alegría y es descontento entre sus corazones. No solo no hay gratitud por lo que tienen, también parecen tener muy poco esfuerzo en encontrar en algo de estar agradecidos. Como niños petulantes con mucho derecho, negándose a impresionarse en cualquier cosa que Dios tiene para ellos, y se preguntan porque tienen una actitud tan cobarde para con Dios. Mal. 3:14 »Ustedes han dicho: “Servir a Dios no vale la pena. ¿Qué ganamos con cumplir sus órdenes y vestirnos de luto delante del Señor de los Ejércitos?

       En lugar de ver a Jesús como un regalo de vida que Dios nos da, estos malagradecidos no encuentran nada en Dios y lo acusan de la infelicidad que manifiestan. Ellos hablan como buenos cristianos y saben cómo usar su cristiandad cuando les conviene, pero no vienen a la cruz a reconocer sus necesidades al Salvador tampoco a que los cure de ser malagradecidos. 2Tim. 3:5 Aparentarán ser devotos, pero su conducta desmentirá el poder de la devoción. ¡Con esa gente ni te metas! Necesitamos orar para que Jesús pueda ser visto en tiempos de mal agradecimiento. Esta oscuridad es un ataque del enemigo de nuestra alma. Satanás viene a robar, a matar y a destruir el agradecimiento en el corazón de las personas. Satanás sabe que cuando llegamos a ser quejistas, perderemos la paz que viene por medio de la gratitud y agradecimiento que le ofrecemos a Dios.

      Los hijos de Israel perdieron tanto por murmurar y por estar malagradecidos en sus corazones hacia su Dios quien los había  liberado de la esclavitud. Núm. 21:5 Y comenzaron a hablar contra Dios y contra Moisés: —¿Para qué nos trajeron ustedes de Egipto a morir en este desierto? ¡Aquí no hay pan ni agua! ¡Ya estamos hartos de esta pésima comida! 6 Por eso el Señor mandó contra ellos serpientes venenosas, para que los mordieran, y muchos israelitas murieron. ¡Hay! Este mismo veneno sigue mostrándose por medio del murmullo de descontento en los corazones de la humanidad. Pueda que sea en el mundo o en la iglesia, esta oscuridad llega como una ascendiente neblina que oscurece la belleza y la gracia que Dios nos ha dado. El ruido del descontento bloquea esa voz suave del Señor que dice, “Estad quietos y sabed que yo soy Dios.” Que tan obscuro llega a ser antes que empecemos a antojar la luz de la perdonadora gracia del Señor.

      En el libro de Números capítulo dieciséis, Coré, y su grupo de descontentos hablaban la charla del día. Como políticos mal guiados, estaban ganándose el favor de los electores también descontentos para hacerse líderes en lugar de aguantar la forma en que Moisés lideraba. Usaban frases como, “Somos gente de renombre, somos una comunidad sagrada, ¿por qué no podemos tener nuestra propia religión y hacerlo a nuestra manera? ¿por qué no somos de la misma igualdad que tú Moisés? Núm. 16:3 Se reunieron para oponerse a Moisés y a Aarón, y les dijeron: —¡Ustedes han ido ya demasiado lejos! Si toda la comunidad es santa, lo mismo que sus miembros, y el Señor está en medio de ellos, ¿por qué se creen ustedes los dueños de la comunidad del Señor? Los corazones y las vidas de descontento engendran celos de codicia. Cuándo Moisés escuchó esto se arrodilló y escondió su cara entre las manos de Dios de justicia. Moisés después explicó a Coré que mañana estarían ante Dios y se quejaran que Él escogiera quien fuera el líder de la gente de Israel.

      Epicteto escribió: “Es imposible para un hombre aprender lo que él ya sabe y piensa.” Yo creo que Dios y Moisés le habían dado a Coré y a todos sus seguidores un día para pensar de su desagradecimiento hacia  Dios y ahora Dios quería un liderazgo para hacer las cosas. Todos ellos tuvieron un día para arrepentirse y llegar a ser agradecidos por lo que tenían. Estos Levitas tenían un ministerio para hacer pero no eran agradecidos con Dios por lo que tenían y ahora querían la santa oficina de sacerdocio. Ellos querían todo en lo que Moisés caminaba. La razón de la hostilidad de la adquisición era que Moisés  todavía no los había llevado a la tierra de miel y leche, y que todo estaba pasando muy lento. Núm. 16:14a Lo cierto es que tú no has logrado llevarnos a esa tierra donde abundan la leche y la miel; tampoco nos has dado posesión de campos y viñas.

       El enfrentamiento que había llegado a punto de ruptura estaba por aclararse por Dios. Todos ustedes que están con Coré vengan allá, y todos aquellos que están con mi siervo Moisés vengan aquí. Núm. 16:32 Se abrió y se los tragó, a ellos y a sus familias, junto con la gente y las posesiones de Coré. 33 Bajaron vivos a los dominios de la muerte, junto con todo lo que tenían, y la tierra se cerró sobre ellos. De este modo fueron eliminados de la comunidad. Dios juzgará  nuestro corazón malagradecido. Nosotros somos bendecidos de estar en este lado de la cruz donde Jesús ha pagado nuestros pecados de murmullo, quejas, malagradecidos y todo el resentimiento que viene con estos pecados de ser disconforme.

      Si has llegado a ser resentido, descontento y disconforme en tu camino de fe, entonces llévaselo a Jesús en tus oraciones. Sólo Jesús puede romper la oscuridad que envuelve un alma egoísta. No nos engañemos en creer que un poquito de queja de la manera de que Dios hace las cosas no llegue a conocerse. El resultado saldrá en nuestra manera de ser, y saldrá de nuestro corazón, la palomilla hablara de lo que hay por dentro. Si nuestro corazón está lleno de agradecimiento hacia Dios, entonces eso es lo que saldrá de nuestro corazón. Como dijo Pablo, debemos de pensar en las cosas buenas que Dios ha hecho por nosotros, y vivir en la plenitud de Su paz. Seamos agradecidos y pensemos en cómo Dios nos ha bendecido. Fili. 4:8 Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio.

 

Find Other Devotions About:

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El proverbial comentario de Sir Norm

Pride Of The Worm

Libros electrónicos sobre fe

Mensajes recientes

Picando Costras

Levítico 13:2 «Cuando a una persona le salga en la piel alguna inflamación, erupción o mancha blancuzca que pueda convertirse en infección, se la llevará al sacerdote Aarón o a alguno de sus descendientes los sacerdotes.       ¿Porqué algunas personas solo ven y...

La Excelencia De Nuestro Manto

Efesios 4:11 Él mismo constituyó a unos como apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, 12 a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo.             El Señor le ha dado al...

Competencia Religiosa

2 Corintios 10:12 No nos atrevemos a igualarnos ni a compararnos con algunos que tanto se recomiendan a sí mismos. Al medirse con su propia medida y compararse unos con otros, no saben lo que hacen.             El Sermón en la Montaña enseña expresamente las formas en...