Tan Egoísta Como Todos Los Demás

by Nov 1, 2023Piadosa0 comments

Génesis 4:7 Si hicieras lo bueno, podrías andar con la frente en alto. Pero si haces lo malo, el pecado está a la puerta para dominarte. No obstante, tú puedes dominarlo».

 

      El rudo despertar que a veces golpea nuestro corazón que nos hace saber que somos tan egoístas como todos los demás, y eso sorprende a nuestro ego. Creemos que tenemos nuestra alma bajo control, hasta que un día una prueba se presenta a nuestro libre albedrío. Un auto-justicia y un auto-independencia causa que bajemos nuestra guardia, y sólo después que caemos, nos damos cuenta que engañados estamos. Al Rey David se le describe como un hombre que buscaba el corazón de Dios, aún así, era tan egoísta como todos los demás, pues quería a la esposa de otro hombre. 2Sam. 11:2 Una tarde, al levantarse David de la cama, comenzó a pasearse por la azotea del palacio y desde allí vio a una mujer que se estaba bañando. La mujer era sumamente hermosa. 4a  Entonces David ordenó que la llevaran a su presencia y, cuando Betsabé llegó, él se acostó con ella.   

     
      El hecho es, que el Rey DAvid era egoísta y manipulador al punto de conspirar el asesinato al esposo de Betsabé. Esto es un egoísmo fuera de control. David se había vuelto completamente consumido por un feroz ciclón de egoísmo que giraba alrededor de su corazón. Solo hasta que fue enfrentado por el profeta Nathan por su grave pecado, fue así que empezó a arrepentirse, a volver su mente y corazón a encarrilar con la visión que Dios tenía para él. No importa cuantos años tenga la persona de estar proclamando ser cristiano, la oportunidad de caer siempre está a la puerta de nuestro corazón. Gén. 4:7 Si hicieras lo bueno, podrías andar con la frente en alto. Pero si haces lo malo, el pecado está a la puerta para dominarte. No obstante, tú puedes dominarlo». En cualquier punto, podemos dejar la locura y arrepentirnos del pecado que está contaminando nuestra alma, pero qué difícil es cuando el pecado ha tomado control de nuestro corazón.
     
      Todos necesitamos madurar en la gracia de Dios, pero como el dicho dice, El evangelio es gratis, pero la madurez es costosa. Es necesario pagar el precio de madurez no importa en qué parte de nuestra vida tengamos que madurar. El factor interesante de madurar es que, cuando llegamos a cierto nivel de maduración, nos damos cuenta muy rápido que ya nos queda poco para madurar. En este lado de la eternidad, vamos a necesitar siempre presionar en la presencia de Dios para que Su luz alumbre en nuestra propia voluntad y en cualquier otras cosas en que necesitamos arrepentirnos. La gloriosa luz del amor de Dios no guía a madurez para llegar a ser fuertes de carácter. Isa. 60:1 «¡Levántate y resplandece que tu luz ha llegado! ¡La gloria del Señor brilla sobre ti!      
     
      Leemos el relato de un recaudador de impuestos llamado Zaqueo quien había visto y sentido el embate del egoísmo de todos. Veía el caracter de la humanidad en su forma básica. Había escuchado toda clase de excusas, desde no tener el dinero para el impuesto a ser culpable por todo el abuso del Imperio Romano. Zaqueo participó en el soborno y subterfugio que el dinero de los impuestos provoca por su naturaleza. La fuente del dinero de los impuestos representan oportunidades para robar y redirigirse a muchas palmas corruptas. Podía ver la avaricia de las almas rascando para más y más pues él era la persona nombrada de colectar los impuestos del mundo. No importa si eres rico o pobre, la codicia está disponible para todos.
     
      El evento que cambió el corazón de Zaqueo fue su cita divina en la presencia de Jesús quien lo reconoce como alguien más que un solo colector de impuestos. Jesús lo llamó hijo de Abraham. Lucas 19:9 —Hoy ha llegado la salvación a esta casa —le dijo Jesús—, ya que este también es hijo de Abraham. El Señor sacó a relucir en Zaqueo su madurez que era mayor que su egoísmo de corazón. Lucas 19:8 Pero Zaqueo dijo resueltamente: —Mira, Señor, ahora mismo voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes y si en algo he defraudado a alguien, le devolveré cuatro veces la cantidad que sea. Un arrepentimiento verdadero había salido de Zaqueo quien había visto y vivido la naturaleza de la codicia.
     
      ¿Cual será la diferencia entre Zaqueo y Judas Iscariote? Antes de encontrarse con Jesús, los dos eran unas personas egoístas, pero Zaqueo recibió la invitación de la madurez que viene por medio de arrepentimiento cuando Jesús prodigó Su amor en él, Judas, al contrario, se mantuvo egoísta, ladrón y manipulador, aunque estaba con Jesús  día a día. 2Tim. 3:7 Ellas siempre están aprendiendo, pero nunca logran conocer la verdad. Judas nunca reconoció su necesidad de madurar en la fe que Jesús estaba proclamando, tampoco pagó el precio del sacrificio personal que se necesita para la madurez. Entonces, Judas se mantuvo egoísta como todos los demás.
     
      ¿Qué es lo que el Señor ha estado hablando a tu corazón sobre eso que pueda colocarse precariamente al borde del pecado? ¿Cuáles son las leyes del «No Hagas» en que estas luchando y que hace desaparecer el gozo del Señor de tu vida? Podemos mantenernos tan egoístas como todos los demás o podemos crecer y poner el costoso y sincero esfuerzo que viene verdaderamente del corazón y no una actividad ritualista que es una sombra humanística de la perfección de Dios. El Señor no se impresiona con desgana. Es por eso que Él nos quiere como llamas calientes en las cosas de Dios porque el fuego de Dios nos limpia de la pretensión y escoria de la religiosidad hecha por el hombre. Solo Jesús puede limpiarnos para que podamos vestir el manto de justicia en el reino de nuestro Padre Celestial. Claro, el evangelio es gratis, pero la madurez es costosa.
Find Other Devotions About:

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El proverbial comentario de Sir Norm

Pride Of The Worm

Libros electrónicos sobre fe

Mensajes recientes

Competencia Religiosa

2 Corintios 10:12 No nos atrevemos a igualarnos ni a compararnos con algunos que tanto se recomiendan a sí mismos. Al medirse con su propia medida y compararse unos con otros, no saben lo que hacen.             El Sermón en la Montaña enseña expresamente las formas en...

Levántate Una Y Otra Vez

Mateo 21:28 »¿Qué les parece? —continuó Jesús—. Había un hombre que tenía dos hijos. Se dirigió al primero y dijo: “Hijo, ve a trabajar hoy en el viñedo”. 29 “No quiero”, contestó, pero después se arrepintió y fue. 30 Luego, el padre se dirigió al otro hijo y le pidió...

Status Confessionis

Hechos 4:11 Jesucristo es »“la piedra que desecharon ustedes los constructores y que ha llegado a ser la piedra angular”. 12 De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos.   El...