Muchas Opiniones

Mateo 12: 36 Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado. 37 Porque por tus palabras se te declarará inocente y por tus palabras se te condenará».

     Mi mamá manejaba entre una zona de construcción mientras, se quejaba con Dios acerca de los conos de precaución que desviaba al tráfico porque estaban pintando las líneas de la nueva calle. Después ella escuchó en su espíritu que El Señor le decía, “Tienes muchas opiniones!” Ella en ese momento se arrepiente y ora por los trabajadores que están haciendo su trabajo para que las calles sean más seguras. Me sonreí cuando ella me contaba esto porque inmediatamente pensé en Mateo12:36-37 capítulo y versículo que nos enseña que vamos a ser juzgados por todos estas descuidadas opiniones que ponemos en palabras. Tenemos que recordar que con la misma manera en que juzgamos dando nuestra opinión, a si va a ser la misma manera en que nosotros vamos a ser juzgados. Leer esto en realidad, nos hace repensar antes de expresar nuestra opinión.

     Leemos durante las escrituras, que Dios desafía a las personas por las cosas que han dicho fuera de orden. Job fue confrontado por Dios cuando Dios le preguntó si él tenía todas las respuestas a las preguntas de Dios. Job, aquí hay una simple pregunta de ciencia para ti. Job 38:31 »¿Acaso puedes atar los lazos de las Pléyades o desatar las cuerdas que sujetan al Orión? Dime Job, ya que tu lo sabes todo acerca de justicia y como tu crees que el cielo debe ser, ¿cual es tu opinión de sabelotodo en esto? Job 38:33 ¿Conoces las leyes que rigen los cielos? ¿Puedes establecer mi dominio sobre la tierra? A este punto, yo estoy seguro que Job se estaba sintiendo fuera de sus posibilidades de comprender lo básico de estar mano a mano con Dios. Job eventualmente responde con un corazón arrepentido. Job 42:3b Reconozco que he hablado de cosas que no alcanzo a comprender, de cosas demasiado maravillosas que me son desconocidas. Buena respuesta Job, y su respuesta pueda que sea la que queramos adoptar cuando sentimos la necesidad de tener una opinión en cada cosa que está bajo el sol.

     Cuando Dios confronta a los líderes de Israel sobre falsos argumentos en el que estaban involucrados, Dios les dijo directamente lo que los líderes estaban diciendo acerca de Dios. Mal. 2:17 Ustedes han cansado al Señor con sus palabras. Y encima preguntan: «¿En qué lo hemos cansado?». En que dicen: «Todo el que hace lo malo agrada al Señor y Él se complace con ellos». O se preguntan: «¿Dónde está el Dios de justicia?». Durante todo el libro de Malachi, Dios confronta a toda opinión acusadora que daban sin ningún pensar alguno.  El hecho de que la gente estaba acusando a Dios de malas intenciones nos demuestra lo que pueda pasar cuando ya no tenemos ningún control en nuestras conversaciones sin la guía del Espíritu Santo. Cuando llegamos a un lugar donde empezamos a decir, “Todos los que hacen mal son buenos ante los ojos del SEÑOR, y Él está a favor con ellos.” Llegamos a eso cuando hablamos demasiado sin pensar en las consecuencias y creer que todo lo que pensamos y decimos, otras personas  estén interesadas en escucharnos. Llegamos ahí cuando el orgullo está sentado en el trono de nuestros corazones.

     Elias estaba viviendo con una opinión errónea acerca de él mismo, y la terrible situación en la que se encontraba Israel. Por el mal efecto que tenía Jezebel en la nación, Elias estaba convencido que él era el único en Israel que se había entregado a Dios, y que él era el único que estaba sirviendo a Dios fielmente. 1Reyes 19:14 Él respondió: —Me consume mi amor por ti, Señor Dios de los Ejércitos. Los israelitas han rechazado tu pacto, han derribado tus altares y a tus profetas los han matado a filo de espada. Yo soy el único que ha quedado con vida, ¡y ahora quieren matarme a mí también! Dios tuvo que decir que Elias estaba en un error. Muchos estaban sirviendo a Dios. 1Reyes 19:18 Sin embargo, yo preservaré a siete mil israelitas que no se han arrodillado ante Baal ni lo han besado. Cuando nosotros estamos involucrados en el ministerio, es muy fácil tener muchas opiniones acerca de todo. De todas maneras, así como Elias necesitamos bajar a la tierra por decirlo así y realizar en que Dios es mucho más grande que nuestros pensamientos y opiniones que puedan distorsionarse cuando nos volvemos solipsistas y obstinados.

     Dios no nos está pidiendo que nos hagamos solemne al silencio y que nunca digamos algo malo que pueda ser juzgado. Él nos amonesta que pensemos antes de sacar palabras como una ensalada de tonterías a un público insospechado.  El Señor  quiere que dejemos de juzgar con dureza y usar palabras maliciosas que hieren. Col. 4:6 Que su conversación sea siempre amena y de buen gusto. Así sabrán cómo responder a cada uno. El mundo está lleno de contradictores quienes critican y argumentan solo por el hecho de argumentar. No tenemos que ser como estas personas, al contrario tenemos que tener la gracia de Dios en nuestras palabras para ayudar a cualquiera a cambiar su corazón a hacia Dios. Tito 1:9 Debe apegarse a la palabra fiel, según la enseñanza que recibió, de modo que también pueda exhortar a otros con la sana doctrina y refutar a los que se opongan.

     El que está en Cristo, son de diferente espíritu y necesita realizar que somos la única Biblia que algunas personas han leído. 2Cor. 3:2 Ustedes mismos son nuestra carta, escrita en nuestro corazón, conocida y leída por todos. 3 Es evidente que ustedes son una carta de Cristo, expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios viviente; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne, en los corazones. Cuando nosotros hablamos, ¿Nuestra opinión  inflada se hace presente o el amor y la bondad de Cristo se presenta en nuestros corazones?  El escoger hablar con sabiduría siempre es escoger lo correcto. Todos tenemos muchas opiniones. Mantengámoslo bajo control hasta que Dios nos pida por ellas.

 

Todavía Somos Tan Malvados

Génesis 6:5 Al ver el Señor que la maldad del ser humano en la tierra era muy grande y que toda inclinación de su corazón tendía siempre hacia el mal, 6 lamentó haber hecho al ser humano en la tierra, y le dolió en el corazón.

Este capítulo me rompe el corazón cada vez que lo leo. Gén. 6:6 Lamentó haber hecho al ser humano en la tierra, y le dolió en el corazón. Le pido perdón a Dios por la humanidad tan miserable, y con el hecho de que el hombre puede ser contado y no poder contar con él. Imagínate a Dios sentado diciendo, “Deseo no haberlos hecho.” Qué condenación a nuestras buenas intenciones como resultado de todo lo que hacemos, hay maldad continuamente. Claro, estoy seguro que hay unas cosas que hacemos que viene de un corazón bien intencionado, pero cuando el corazón está corrupto, aun lo que pensamos pueda ser bueno y aceptable para Dios, pero llega a ser corto de bondad. Jer. 17:9 Nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio. ¿Quién puede comprenderlo?

Aquellos que dicen que hemos llegado de un largo recorrido hasta ser una civilización brillante y hemos logrado grandes pasos hacia hacia la excelencia moral se están  engañando a sí mismos. En todo caso, el ascenso de la idiocracia mundial ha señalado que la humanidad ha llegado a ser menos brillante. Continuamos odiándonos unos a los otros, declaramos guerra entre nosotros, y continuamos asesinando aquellos que nos traen una mínima ofensa a lo contrario de nuestras creencias. Gén.4:23 Lamec dijo a sus mujeres Ada y Zila: «¡Escuchen bien, mujeres de Lamec! ¡Escuchen mis palabras! Maté a un hombre por haberme agredido y a un muchacho por golpearme.

La humanidad continúa deslizándose como algo natural a una base de compromiso, egoísmo e intento de maldad. La humanidad ya no está buscando la verdad, al contrario, están buscando por aquellos que están de acuerdo con sus puntos de vista o cualquier tontería que escogen de ser la verdad. 2Tim. 4:3 Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las fantasías que quieren oír. Cuando nosotros, la raza humana, dejamos nuestra propia interpretación de lo que es bueno o malo, inevitablemente arruinamos todo. Sin la guía amorosa e instrucción de Dios, estamos completamente predestinados a repetir la maldad que tuvo lugar antes del diluvio de Noe cuando la maldad era el único pensamiento que salía del corazón de la persona.

La historia demuestra que cuando la humanidad alcanza  un estado de maldad perpetua, el resultado inevitable es estar condenado. Eze. 7:7a Te ha llegado la hora, habitante del país. ¡Ya viene la hora! ¡Ya se acerca el día! La destrucción que la humanidad se provoca ella misma y se alimenta de eso mismo, crea aún más  desastre. El pueblo busca a su líder por respuestas, pero los líderes han perdido su capacidad de razonar, porque en muchos casos, fue su liderazgo quien los extravió. Eze. 7:26 Una tras otra vendrán las desgracias, al igual que las malas noticias. Del profeta demandarán visiones; la instrucción se alejará del sacerdote y a los ancianos del pueblo no les quedarán consejos. A lo que está llamada una generación brillante parece que se les ha olvidado que, la paga de los pecados, la obra de iniquidad sigue siendo la muerte.

Cuando veo alrededor del mundo de donde soy parte, y veo problemas que se levantan en cada cosa, puedo comprender la necesidad por un Salvador. Yo, como muchos de ustedes, puedo sentirme abrumado por el caos que viene desde cada esquina y campo de nuestro planeta. Necesitamos la liberación de nosotros mismos. El mundo verdaderamente está gimiendo bajo el peso de los pecados de la humanidad. El suelo se convirtió en maldición  después del pecado de Adán. ¿Cuanta más rebeldía hay ahora en el suelo contra el pecado perpetuo del mundo? Este tren de pensamientos puede ser tedioso. Salmos 73:16 Cuando traté de comprender todo esto, me resultó una carga insoportable. Tenemos que agarrarnos con el hecho de que, aunque Dios dijo, que había deseado no habernos creado, aún así con su amor para nosotros vino a salvar nuestras almas de una eterna perdición por medio de su regalo de redención.

Aún que la humanidad sigue siendo con la maldad que pueda tener, el sacrificio de muerte del Señor en la cruz por nuestro bien es la rama de olivo que Dios extendió para nosotros. Cuando Él dijo que estaremos en este mundo pero no ser de este mundo, Dios sabía lo que íbamos a estar en contra durante nuestra vida. Él también sabía que todo lo que necesitaríamos para una victoria se encontraba y adquiere a través de la sangre de Jesús, quien nos limpia de todo pecado. El plan de Dios para nuestra liberación por medio de Cristo, llevaría a este mundo a una reconciliación para entrar en el pacto que hizo Dios para nosotros para aceptar su eterno regalo. Aunque todo parezca que se está yendo en un constante desastre y destrucción, tenemos al Señor quien nos guía durante este caos. Aún nos guía en el proceso de la muerte. Salmos 48:14 Porque este es Dios, nuestro Dios por siempre jamás; Él nos guiará hasta la muerte. Si nuestro Padre Celestial no va a guiar por medio las incertidumbres de la muerte, podemos descansar en el hecho que Dios nos guía durante la vida. Sigue adelante, y vive al máximo siendo una bendición en este mundo ruidoso.

Terminando Fuertes

Jeremías 12:5 «Si corriste con los de a pie e hicieron que te cansaras, ¿cómo competirás con los caballos? Si tropiezas en una tierra tranquila, ¿qué harás en la espesura del Jordán?

      Terminando fuerte, o como tu quieras decirlo, “Terminando fuerte, terminando duro o terminando bien,” haz tu mejor esfuerzo para terminar la carrera que Dios ha puesto en la vida que Él te ha dado. Un día en el gimnasio vi el reloj de la pared para saber cuánto tiempo me quedaba para completar mis ejercicios. Me reprendí por estar viendo mi salida fácil y me dije a mi mismo, “Vamos Norm, termina fuerte y bien!” Cuando me doy cuenta que estoy empezando a hacer excusas por estar perezoso en cosas que necesito hacer, siempre pienso en las palabras de Jeremías, “Si has corrido con los hombre a pie y te han cansado, entonces, ¿cómo puedes competir con caballos?” ¿Qué  tan cierto es esto? Si no puedo hacer las cosas que necesito hacer todos los días, ¿Qué voy hacer en tiempos verdaderamente duros?

      Si no puedo orar y pasar tiempo con Dios cuando los días son buenos, ¿Cómo puedo pedir ayuda durante un pánico  frenético, cuando el mundo se me esta cayendo a mi alrededor? Si no puedo controlar el mal hábito de comer y asegurarme que haga ejercicios a menudo, ¿Cómo puedo encontrar valor y fuerza de voluntad de hacer ejercicios, comer bien, cuando me diagnostican con múltiples condiciones que vienen hacia mí a diario como un bandido armado que toma posición de mi existencia? ¿Cómo puedo terminar fuerte cuando todo lo que he elegido hacer es débil y de ilusiones indisciplinadas? Prov. 14:23 Todo esfuerzo tiene su recompensa, pero quedarse en las palabras solamente, lleva a la pobreza.      

      Siempre escucho personas hablar de estas ilusiones. Como quisiera levantarme temprano y pasar tiempo con el Señor, cómo quisiera llegar al trabajo a tiempo, cómo quisiera levantarme de la mesa cuando ya estoy satisfecho. Prov. 13:4 El perezoso codicia y no satisface sus anhelos; el diligente prospera en todo lo que anhela. Quisiera salir de mi haraganería y hacer lo que se necesita hacer. Una y otra vez van los deseos. Para poder terminar fuertes, tenemos que llegar a ser fuertes en las áreas de la vida en donde Dios ha sembrado una tenacidad inspiradora dentro de nosotros para lograr aquello para lo que fuimos creados. Prov. 23:7a Pues como piensa dentro de sí así es. La cosa es, que tenemos que romper los muros de pereza que todos hemos experimentado durante la vida. No todos estamos preparados para enfrentarnos a los desafíos que vienen hacia nosotros. Unos necesitarán aplicar más esfuerzo que otros para realizar pequeñas tareas. No hay problema con eso, siempre y cuando terminen fuertes y pasen a la siguiente lección para vivir en la rectitud de Cristo.

      Para unos con solo hacer su cama antes de salir de su casa puede que sea el Goliat que necesitan vencer, para otros, puede que sea el terminar su doctorado que ha estado quemando su corazón. No importa, cualquiera que sea la magnitud de la tarea, terminar fuerte va ayudar a determinar el caracter del corazón que uno tiene para la vida. Una vez me preguntaron, que si yo tuviera poco tiempo para vivir,  ¿qué pasaría con el libro que todavía  estaba escribiendo? “Me imagino que escribiría más rápido, contesté.” No estaba tratando de contestar con burla, pero estas preguntas hipotéticas de ¿Y Si…? No importa, cuando estás viviendo tu mejor vida a lo máximo y estas haciendo lo mejor que puedes en lo que Dios te ha dado. De todas maneras, es Dios quien determina lo que hacemos y finalmente lo que logramos. Claro, somos participantes dispuestos en el plan que Dios tiene para nosotros, entonces, el estresarnos en lo que no se ha terminado en nuestras vidas es problema de Dios. Digo esto con reverencia, porque Dios tiene el número de nuestros días en Su mano. Nuestro trabajo es seguir adelante en la justicia de Cristo y terminar la carrera que está ante nosotros.

      Estoy seguro que el Apóstol Pablo pudo haber hecho más, si no lo hubieran asesinado durante la persecución del reinado de Nerón contra los cristianos. Pablo sabía que ya sus días estaban contados. Pablo declaró que iba a terminar fuerte, que iba a ver una bendición de premio al final de todo. 2Tim. 4:6  Yo, por mi parte, ya estoy a punto de ser ofrecido como un sacrificio, y el tiempo de mi partida ha llegado. 7 He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, me he mantenido en la fe. Terminó su carrera aunque él tenía el conocimiento y la capacidad de haber hecho mucho más. La cosa es, que Pablo terminó fuerte, y nosotros somos bendecidos por eso. Tenemos sus cartas para la iglesia, que nos ayuda, nos dirige y nos instruye a vivir en la justicia de Cristo. Cualquiera que sean las pruebas y tribulaciones que aparezcan en nuestro camino a la eternidad, pueden ser vencidas con la ayuda y la guía del Espíritu Santo. Lo que constantemente hace falta en la vida de un cristiano es el deseo entre la persona de seguir adelante cuando el Espíritu Santo los está empujando. Muchos se cansan porque no hacen cosas pequeñas en fe que es requisito para crecer. La complacencia se convierte en un valor predeterminado en el corazón, y la insipidez se convierte en el fruto de su existencia día a día. La Palabra expresivamente nos advierte de que no nos demos por vencidos en lo que Dios nos ha inspirado a sembrar. Gál. 6:9 No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. Si Dios nos ha dado una visión, entonces Dios no va a dar los medios para cumplir y terminar fuertes. ¿Qué bueno es saber esto?

 

Convirtiéndose Cancelable

Malachi 3:13 »Ustedes profieren insolencias contra mí —dice el Señor—. »Y encima preguntan: “¿Qué hemos dicho contra ti?”. 14 »Ustedes han dicho: “Servir a Dios no vale la pena. ¿Qué ganamos con cumplir sus órdenes y vestirnos de luto delante del Señor de los Ejércitos?

    

      Cuando llegamos a ser de tiro al blanco con palabras duras y negativas, sentimos como que tenemos una estampa en la frente diciendo “Cancelado.” Muchos ministros pasan por este tiempo sintiendo que son cancelables. Una vez los llaman con urgencia, ahora lo ponen en el cuarto de las escobas para la próxima emergencia. Un día el pastor fue necesitado para dar dirección y consejos sabios, ahora es considerado un fastidioso que debería de ocuparse  en sus propios asuntos.

      

      Ministros en posición de líderes de asambleas, conejeros de los de corazones rotos, ayudando a los necesitados en sus vidas, reciben llamadas desesperadas en pánico, o en la entrada de la iglesia buscándolos rápidamente y hablándole en voz callada de cómo han caído en sus vidas pidiéndole ayuda de como escapar las consecuencias en que ahora se encuentran por las malas decisiones que han hecho. “Hago cualquier cosa que se tenga que hacer para poner mi vida en orden,” son las promesas en esos momentos de desesperación. La cantidad de oraciones, dedicaciones, noches largas estudiando la palabra, y la fuerza espiritual que se necesite para los ministros de buen corazón para fortalecer y llegar a ser esa ayuda para los necesitados que han caído, es inexplicable para aquellos que creen que lo que hacen los ministros no es una gran cosa. El hecho es, que el alma del ministro es invertido en aquellos que necesitan ayuda y puede ser una una sorpresa ingrata cuando a estos mismos pastores son tirados a un lado porque los caídos ya no sienten la necesidad de seguir adelante  después de la promesa que hicieron de solicitud en la desesperación. Mal. 3:14 »Ustedes han dicho: “Servir a Dios no vale la pena. ¿Qué ganamos con cumplir sus órdenes y vestirnos de luto delante del Señor de los Ejércitos?      

      

      Aún Dios puede llegar a ser cancelable en la vida de la gente. Dios guió a la gente de Israel a la Tierra Prometida y años después de los Israelitas viviendo en esa tierra, lo mal agradecidos hacia Dios se convirtió evidente, cuando declararon que ellos querían ser gobernados por un rey en lugar de ser gobernados por el que Dios había designado para ellos. Samuel lo tomó personalmente, había sido cancelado, Dios había designado a Samuel, que la gente estaba reprochando a Dios mismo y no a su liderazgo. 1Sam. 8:7 Pero el Señor dijo: «Hazle caso al pueblo en todo lo que te diga. En realidad, no te han rechazado a ti, sino a mí, pues no quieren que yo reine sobre ellos.       

      

      Alguien pueda decir, “¿Cómo puedes cancelar a Dios de tu vida, cuando ha hecho tanto por ti?” No tenemos que ver muy lejos de nuestra propia vida, ver que lo hemos hecho en muchas ocasiones, cada vez que intencionalmente pecamos, ahí lo cancelamos. Cada vez que rechazamos la Palabra del Señor cuando estamos en problemas, también lo cancelamos. A mi me ha pasado esto, cuando me han pedido ayuda en diferentes ocasiones y cuando la victoria es visual en el horizonte de la turbulencia, algunos a quienes los estoy ayudando me cancelan diciendo, “Gracias pero ya lo tengo bajo control, ya no eres necesario,” y así, la estampa mi frente “Cancelado.”  No estoy buscando por elogios o validación en que solo yo llevé a estas almas a componer sus vidas, pues sabemos que fue Dios guiándonos en las circunstancias juntos para llegar a esa victoria, de todas maneras si no estamos en La Palabra, nuestra alma no estará protegida de pasar un tiempo muy duro si no estamos vestidos con la armadura de Dios que nos protege de todos los dardos de fuego, no importa de donde vengan los dardos.

      

      A lo que me refiero es, que el ser cancelados llega a ser parte de la vida para aquellos que sirven en cualquier capacidad del ministerio, funcionarios públicos, políticos o médicos vas a ser rechazado y cancelado por cada persona que has ayudado. Es por eso que tenemos que amar al Señor más que los elogios de la gente, porque es el amor y el gozo del Señor lo que nos mantiene en la fuerza y la valentía que necesitamos para terminar la llamada de Dios. La gratitud y los agradecimientos que nos dan son buenos y muchas veces edificantes, pero la verdadera fuerza viene de Dios y solo de Él. Los elogios de la multitud pueden hacer que la gente empiece a creer en su propia prensa y que empiece a cometer errores importantes cuando el ego del hombre empieza a ser su dios. Lucas 6:26 ¡Ay de ustedes cuando todos los elogien! Dense cuenta de que los antepasados de esta gente trataron así a los falsos profetas.      

      

      A Jesús le pasó el mismo evento así como le pasó a Su Padre Celestial. Isa. 53:3a Despreciado y rechazado por los hombres, varón de dolores, habituado al sufrimiento. Dios había sido rechazado y cancelado de la consciencia de la nación como le había dicho a Samuel. Similarmente, un día a Jesús es aclamado con gritos de “Hosanna en las alturas,” y no mucho tiempo después, las mismas personas gritaban, “Crucifíquenlo hasta la muerte!” Lucas 23:21 Pero ellos se pusieron a gritar: —¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo! Este es un comportamiento voluble para un pueblo que dice seguir a Dios.

      

      Nuestra estabilidad de fe viene de nuestra capacidad de obedecer y mantener con lo que el Espíritu Santo nos está mostrando como Su Palabra. Nuestra fuerza crece a través de la aprobación y el amor del Señor que llena sobre nosotros. Nuestras vidas llegan a ser llenas de gracia, cuando mantenemos a Dios el Padre por Su misericordia que nos mantenga dando para poder darla y vivir en ella, mientras nos enfrentamos a todo odio que el mundo nos da a todos libremente. Verdaderamente Dios es bueno. No nos preocupemos de ser cancelados, al contrario confiemos en Dios con todo nuestro corazón y Él nos dará su seguridad y descanso.

Lo Más Probable Es

Jeremiah 26:13 Así que enmienden ya su conducta y sus acciones; obedezcan al Señor su Dios y el Señor cambiará de parecer del mal que ha anunciado.

     
      Lo más probable es que no cambies a menos que te caiga un rayo divino o tengas una experiencia cercana a la muerte, que te demuestra que tan frágil son nuestras condiciones ya sea en salud o ideología. Esto te ha de parecer extraño, pero en muchos casos, las personas no cambian a menos que las razones para cambiar sea un peligro a la vida, eso resalta el instinto de supervivencia entre el alma o tener una visión inspiradora tan increíble que altera el corazón de la persona experimentando por esa visión. Hechos 9:3 En el viaje sucedió que, al acercarse a Damasco, una luz del cielo relampagueó de repente a su alrededor. 4 Él cayó al suelo y oyó una voz que le decía: —Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? 5 —¿Quién eres, Señor? —preguntó. —Yo soy Jesús, a quien tú persigues —contestó la voz—
     
      Lo más probable es que Saulo no hubiera llegado a ser apóstol  o renovado a quien es ahora Pablo, sinó hubiera pasado por ese increíble encuentro con el Señor. Este evento que cambió su vida a un lugar donde tuvo que repensar mucho de sus ideas preconcebidas. El hecho que el encuentro haya vuelto a Saulo ciego, para tener su completa atención al Señor. Hechos 9:9 Estuvo ciego tres días, sin comer ni beber nada. Después de recibir su vista y la guía del Espíritu Santo, Paulo fue a evangelizar al mundo que se conocía y escribir la mayoría del Nuevo Testamento.
     
      Lo más probable es que si no me hubiera dado el derrame y tener el encuentro divino que tuve hace nueve años, hubiera muerto de cualquiera de las enfermedades coronarias que hay. Si es posible que muchas vidas hayan sobrevivido si hubieran cambiado lo que finalmente los mató, si hubieran escuchado a las advertencias que estaban a su alrededor día y noche. Mateo 11:23 Y tú, Capernaúm, ¿acaso serás levantada hasta el cielo? No, sino que descenderás hasta los dominios de la muerte. Si los milagros que se hicieron en ti se hubieran hecho en Sodoma, esta habría permanecido hasta el día de hoy.       
     
     
      Mi amigo David Dodgson y yo discutimos acerca de la terrible situación que muchos de sus compañeros se encuentran ahora de la Escuela Bíblica donde asistió. ¿Qué hemos hecho (mi generación) para influir mal o no poder evitar que muchos se alejaran de su fe.? Mi explicación fue, que han habido muchas nuevas ideas y cambios tecnológicos para atraer estas almas, la iglesia no pudo completar con lo que se estaba ofreciendo en estas áreas de tentación. Mi amigo David dijo que yo era muy comprensivo en mi explicación. El dijo que era como, que había un aire entre los pastores encargados, que estaban presentándose ellos mismos como personas impecables quienes nunca pecaron y que estaban constantemente diciéndoles a sus ovejas que no pecaran, pero no mostrándoles cómo no pecar. Jer. 23:1 «¡Ay de los pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mis praderas!», afirma el Señor.       
     
      David también me dijo, “Hasta hoy día no tengo idea si los pastores que estaban a cargo en ese tiempo pecaron, o si tuvieron problemas en sus vidas que admitieran sobresalir. Es como si este codo de conducta no dejaba que los pastores demostraran flaqueza en ninguna área de sus vidas. Sólo ve a Jesús y tendrás todo bajo control, como yo lo tengo. Continuó diciendo, “Lo más probable es que si los pastores hubieran confesado sus faltas uno al otro y pedido oración en áreas en que sus vidas están batallando, muchos de aquellos que se retiraron terminaron dándose cuenta que no había esperanza en la fe que tenían.” Santiago 5:16 Por eso, confiésense unos a otros sus pecados y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz.  Esto era lo que yo pensaba mientras mis pensamientos daban vueltas alrededor de mi espíritu.
     
      No estábamos culpando todo el remanente perdido que nos preocupaba a los pastores de ese entonces, pues gente que quiere pecar lo harán no importa las excusas que escojan. Estábamos tratando de encontrar, qué era lo que se hubiera necesitado de llevarles a estas almas para regresarlos a su relación con Dios. Claro, orar por ellos, e interceder por sus vidas, pero ¿Qué más y que gracia se necesitaría extender para el regreso de nuestros hijos a casa del Padre? Mal. 4:6 Él hará que los padres se reconcilien con sus hijos y los hijos con sus padres; así no vendré a herir la tierra con destrucción total». Como padre en fe, siento una carga personal en mi corazón por esos hijos e hijas quienes yo tuve el privilegio de enseñarles en esa Escuela Bíblica. Mientras discípulo aquellos que Dios trae a mi esfera de influencia, que yo tenga esa humildad de pedir oración y pueda confesar mis faltas para que yo pueda tener victoria y guiar con ejemplo que el Señor me ha mostrado en Su Palabra. Porque lo más probable es, que yo también, llegue a ser una víctima en la fe si no fuera por la salvadora gracia de mi Salvador.
     
      Padre, en el nombre de Jesús, regresa a nuestros hijos e hijas que se han salido del sendero que tú tienes para ellos. Deja que ellos sientan otra vez tu amor atrayéndolos a tu lado. ¡Amén!

El Peso Del Mundo

Mateo 11:28 »Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados; yo les daré descanso. 29 Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para sus almas. 30 Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana».

      Saliendo del gimnasio, observo a un joven que entraba al gimnasio,  pareciera que llevaba el peso del mundo sobre sus hombros. Parecía agotado, sin energía y harto de todo lo que está pasando en el mundo. La carga del Sísifo estaba grabada en su rostro y expresada en su cuerpo como si hacía rodar su roca desde arriba de una colina, solo para que volviera a rodar de regreso a su problemática vida. La ironía no pasó desapercibida para mí, ya que él estaría levantando pesas durante su ejercicio. Espero que hubo un alivio durante su ejercicio para su alma cansada porque al menos tenía el control del tamaño del peso que levantaría.

Me di cuenta que se identificaba como con muchos jóvenes que han sido destrozados con el peso de las expectaciones que les han puesto sobre sus hombros hoy día. Esas constantes publicidades intermitentes mundanas, que están consumiendo el tiempo y la tranquilidad de todos los que están anhelados, por esa oferta cada vez mejor, al mismo tiempo  agotándose a la resolución de la humanidad. Las deudas acumuladas por comprar todo y de todo que trae sentido a sus vidas y consuelo a su existencia, pero con mal resultado hasta el punto de que no encontraron sentido en esa vida que buscaban. Prov. 23:34 Te parecerá estar durmiendo en alta mar, acostado sobre el mástil mayor. 35 Y dirás: «Me han herido, pero no me duele. Me han golpeado, pero no lo siento. ¿Cuándo despertaré de este sueño para ir a buscar otro trago?».
      
      No se necesitan muchos problemas antes de encontrarnos bajo el peso del mundo. No importa el número de años que hayas caminado con El Señor, necesitamos diariamente venir a Jesús para encontrar esfuerzo para el día. Los apóstoles que caminaron con Jesús por tres años hubieran tenido un entendimiento previo o algún seguimiento interno de información para mantener paz y creencia intacta cuando la crisis viene. De todas maneras, ellos se encontraron bajo el peso del mundo cuando Jesús fue crucificado y puesto en la tumba cerrada con una enorme roca. Cuando sucedieron los acontecimientos que Jesús había predicho, los seguidores de Jesús estaban a tientas y sin saber qué hacer. Se les había olvidado las lecciones que Jesús había llevado a sus corazones y sus almas. Lucas 24:6 No está aquí; ¡ha resucitado! Recuerden lo que dijo cuando todavía estaba con ustedes en Galilea: 7 “El Hijo del hombre tiene que ser entregado en manos de hombres pecadores y ser crucificado, pero al tercer día resucitará”.
      
      El peso del mundo había llegado sobre todos aquellos que habían  creído en Jesús pero su fe no fue sacudida. Lucas 24:17 —¿Qué vienen discutiendo por el camino? —preguntó. Se detuvieron, cabizbajos. Sólo después que llegaron a la presencia del Señor resucitado, fue que el gozo y la fortaleza del Señor que les quitó el peso de la incertidumbre y el temor de sus corazones y de sus almas. Luke 24:32 Se decían el uno al otro: —¿No ardía nuestro corazón mientras conversaba con nosotros en el camino y nos explicaba las Escrituras? Claro, es mientras que Jesús nos está hablando, que nuevamente encontramos nuestro equilibrio entre nuestra fe. A diferencia de Sísifo, nosotros que estamos en Cristo victoriosamente rodamos la gran roca de incredulidad, temor y duda sobre la colina hacia el otro lado donde rueda y se quebranta en pedacitos que ya no regresa a quebrantar nuestras vidas.

Asar, el salmista, llevaba el peso del mundo, a punto de que había llegado a ser celoso de aquellos que no seguían las leyes de Dios. Él sinceramente demuestra sus defectos cuando dice en, Psalm 73:2 Yo estuve a punto de caer; poco me faltó para que resbalara. 3 Sentí envidia de los arrogantes, al ver la prosperidad de esos malvados. Como lees las lamentaciones de Asar, que nada está yendo bien y no es justo lo que tienen que pasar los justos en comparación de los que son inmensamente ricos, así como los arrogantes hacia Dios y se salen con la suya, es muy difícil vivir en esa comparación. Asar está pesando la difícil situación del hombre común ante aquellos que lo tienen todo, y la injusticia tan grande aun de comprenderlo Psalm 73:16  Cuando traté de comprender todo esto, me resultó una carga insoportable. Se da cuenta que si puede poner estos pensamientos en palabras, arruinaría una generación de creyentes quienes están pasando por esta misma batalla.Psalm 73:15 Si hubiera dicho: «Voy a hablar como ellos», habría traicionado al linaje de tus hijos.
      
      Mientras Asar reflexiona y lucha con lo que piensa, él recibe una revelación muy clara y honesta, comprendiendo la verdad después de pasar tiempo en la presencia del Señor. Sólo fue después que llevó sus pesares ante Dios, que sintió caer la carga del mundo de sus hombros y de su alma. Salmos 73:17 Hasta que entré en el santuario de Dios; allí comprendí el fin que les espera. La verdad en la Palabra de Dios viene inundando, lavando toda duda y mentiras engañosas con las que Asar estaba luchando. Su audaz proclamación de Dios siendo su Señor, es el resultado de pasar tiempo en la presencia de Dios. Salmo 73:26 Podrán desfallecer mi cuerpo y mi corazón, pero Dios es la roca de mi corazón; Él es mi herencia eterna.
 
      Mientras caminamos con Dios, recordemos que fue por medio de Cristo y Su sangre que somos salvos y nuestras almas fueron renovadas a una vida eterna. Cuando el peso de la vida quiere adherirse a nuestra alma, siempre será Jesús a quien necesitamos rendirnos para que nuestros pesares sean aliviados. Tomemos nuestro tiempo para vivir en la presencia de nuestro Señor.