Ay Ay Ay

Juan 15: 2 Toda rama que en mí no da fruto la corta; pero toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto todavía.

     
     
      “Ay ay,” pensaba mientras podaba una rama en particular de un árbol viejo. Necesito hacer una buena podada y cortar toda clase ramas. Este trabajo me recuerda que lo que El Señor dijo, podar da más fruto, que es la meta de nuestro Padre Celestial para nosotros. Lo más interesante es que los árboles jóvenes sólo necesitaban podarse un poquito y hacerles un poco de forma aquí y allá, pero los árboles viejos necesitaban mucho más trabajo en cortar. La madera es más dura y las ramas más largas las que se tienen que cortar. Así mismo pasó con las ramas de la uva, haciendo lugar para nueva fruta. Entre más ramas muertas hay, más profunda la cortada, para asegurar que lo muerto no se propague. El paralelo no me pasó por alto cuando realicé que, entre más viejos nos pongamos en nuestra relación con el Señor, mas tiempo se necesita en podar cuando estamos en Su presencia.
     
      Me parece, que entre más tiempo paso con el Señor, más me muestra que debo cortar y hacer nueva forma. Juan 15:2 Toda rama que en mí no da fruto la corta; pero toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto todavía. Nuestra razón no es la razón del Señor. Lo que nosotros muchas veces creemos que el resultado es un buen fruto, no es necesariamente lo que Dios está buscando. Lo que pensaba de una rama saludable lustrosa de hojas verdes que cuidaba era algo que Dios estaría impresionado. No, acuerdo con Él. Era una rama que parecía buena pero no estaba produciendo virtud en Cristo. Entonces, vienen bajando las podadoras y tijeras celestiales y así de rápido se fue todo ese tiempo que había de crecimiento. “Ay,” pensé, ¿Qué es lo que tengo que hacer para tener en Dios fruto en mi vida?
     
      Nuestro Padre Celestial quiere el fruto del Espíritu Santo que salga de nuestro corazón. Gál. 5:22 En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, 23 humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas. Esto es el fruto de la vida que nuestro Padre quiere que se establezca en nosotros y se mantenga para que otros puedan ver lo que el fruto del Señor está haciendo y ellos quieran tener ese fruto para ellos mismos. Nuestros ídolos y motivaciones se interponen en el camino de lo que el Espíritu Santo está tratando de hacer por medio de nosotros. Es por eso que estamos siendo examinados por el Espíritu Santo. Estamos siendo examinados para ver en donde necesitamos ser podados la próxima vez. El Espíritu Santo conoce el corazón del hombre, y sabe lo que se necesita entre nuestro corazón para estar en paz con Dios. Entonces, la podada continuará.
     
      La poda del Señor finalmente alcanza nuestros índoles y esa sensación es un constante “Ay de dolor” cuando la cortada toma lugar. El Señor está cortando nuestros ídolos que puedan crecer en un despliegue bonito y lustroso cuando exhibimos nuestro trabajo ante el mundo. El problema es eso, que la obra es nuestra no del Señor. Que Él nos poda es necesario para que la obra del Señor traiga el fruto que Dios quiere en Su Reino. Nuestros ídolos están tan bien puestos y también injertados entre nuestra vida que muchas veces están gobernados en lo profundo mientras que Dios está tratando de sanar nuestro corazón. Deja que El Espíritu Santo ministre muy dentro de nuestras vidas para que podamos reconocer el ídolo que está tratando de reemplazar a Jesús en el trono de nuestro corazón, hagamos una oración diaria de sumisión. Matao 6:10b Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo
     
      Soy el mayor en mi familia, y los mayores son notorios en buscar aprobación y tener la necesidad de agradar. Muchos de nosotros los primogénitos tenemos muchas responsabilidades en la familia. La expectativa antinatural que fue puesta sobre nosotros eran difícil de cumplir en el mejor de los casos, e imposible en la mayoría de veces. Fuimos ser culpables por lo que nuestros hermanos hicieron o nos hacían responsables por ellos y muy poco agradecimiento por lo que hicimos bien, siempre sintiéndonos desafiados, mi ídolo de querer ser aprobado puede interponerse en el camino de lo que Dios está obrando en mi. Necesito entrar, ser aprobado por Dios y descansar en el hecho de que Jesús adquiera lo aprobado en mí en la cruz. Los otros ídolos de Querer y Conducir, Dios está obrando ahora y estoy seguro que vi un poquito de sangre en esa sesión de podar. Mi responsabilidad es dejar que la podada tome lugar y reemplace los ídolos de mi corazón con El Señor Jesucristo sentado en el trono de mi corazón y solamente Él. Éx. 20:3 »No tengas otros dioses además de mí
     
      Yo se que muchos de mis lectores tienen su vida en orden y no pueden sentir la necesidad de estas extremas medidas que El Señor tenga que cortar sus ramas, pero yo sí necesito que El Señor haga su obra en mi. Mientras los bejucos y árboles de fruta viejos necesitan mucho más que podar y cortar, siento que entre más años tengo en mi camino con El Señor, van haber más citas para mayor cirugía para erradicar lo que está reemplazando a mi salvador en el trono de mi corazón. Gracias a Dios por la sangre de Jesús que me lava cada vez que yo vengo y pido por Su limpieza que me ayuda a sanar. Solo en la cruz podemos derrotar los ídolos que están tratando de reemplazar a nuestro Rey y Señor de señores. Solo la sangre de Jesús puede mantenernos libres. En Él solamente confío yo.

Merezco Morir

Romanos 3:10 Así está escrito: «No hay un solo justo, ni siquiera uno; 11 no hay nadie que entienda, nadie que busque a Dios. 12 Todos se han descarriado; juntos se han corrompido. No hay nadie que haga lo bueno; ¡no hay uno solo!»

 
      Estaba hablando con un querido amigo que ha estado luchando con los poderes principescos de las tinieblas y las implacables acusaciones falsas y mentiras que dicen , “Merezco morir.” Sin realizar, creo que el enemigo le ha dado a esta persona una estrategia de usar, en declarar las mismas palabras de acusación. En lugar de aceptar la muerte que el enemigo le está dando, tomar las mismas palabras y buscar la liberación en la Salvación del Señor. Si lo piensas, todos merecemos morir, aun así, nosotros tenemos un Salvador quien decide, que mientras estamos muertos en transgresiones y pecados, aun así Él nos ama. No hicimos nada para merecer la gracia de Dios, aún así la muerte que merecemos fue puesta sobre Jesús. Él tomó nuestro lugar en la cruz donde merecíamos estar y sufrir una muerte eterna pero el lugar, Él nos da eterna vida. Este milagro nunca hubiera sucedido si no merecíamos morir por nuestros pecados.
      Que cambio de fortuna para nosotros. Ahora, mi amigo que estaba bajo ataque puede decir, “sí merezco morir, pero Jesús murió por mí para que yo no necesite morir.” Todos nosotros fuimos muertos de nuestros pecados y nuestras transgresiones, pero Jesús tomó toda muerte y lo reemplazó con vida y vivir. Nos dio vida eterna por medio de la cruz y su sangre. 2Cor. 5:21 Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en Él recibiéramos la justicia de Dios. Que Dios tan maravilloso que tenemos y su increíble amor que fue extendido a cualquiera que acepte el regalo vivo de esperanza de nuestro Señor. Señor, merecía morir, pero me rescataste por medio de tu regalo de salvación. ¡Alabado sea el nombre de Jesús!
      Satanás no ha cambiado su táctica desde el principio de su caída en desgracia. Todavía está tratando de convencer a las personas que sus vidas no valen la pena vivir,  entonces, trata de tiranizar a la gente a que se destruyan ellos mismos o que no tengan gozo de sus vidas. La verdad es, que la vida del Satanás es la que no tiene valor alguno y es él quien finalmente va ser echado al lago eterno de fuego y muerte, a sufrir todo lo que ha sembrado en su existencia. Satanás siempre ha querido matar la Palabra de Dios que vive en el corazón de los cristianos. El enemigo de nuestra alma está persiguiendo la Palabra de Dios que puede destruir las obras de las tinieblas, es la Palabra de Dios obrando en nosotros que el enemigo está persiguiendo. Marcos 4:15 Algunos son como lo sembrado junto al camino, donde se siembra la palabra. Tan pronto como la oyen, viene Satanás y les quita la palabra sembrada en ellos. La Palabra del señor tiene el poder de echar a Satanás fuera del cielo y es esa misma poderosa Palabra que está en nuestros corazones y tiene la misma autoridad. Es por eso que continúa tratando de hacerle un paro la Palabra de Dios que llegue a tomar raíz en el corazón del creyente.
      No hay nada más milagroso que alguien que había estado caminando en las tinieblas y después encontrar su camino ante la amorosa presencia de Jesús. ¿Cuantas veces Satanás ha sido burlado mientras ve a alguien quien había caminado en los senderos del pecado y muerte, cambian su vida y llegan a ser vivos por Cristo? Los ataques y malicia en sus planes hacia la raza humana es una batalla de todos los días para aquellos que están en Cristo. La única manera de mantenernos encima de las circunstancias de la vida es por medio del poder y la sangre de nuestro Salvador. Apoc. 12:11 Ellos lo han vencido por medio de la sangre del Cordero y por el mensaje del cual dieron testimonio; no valoraron tanto su vida como para evitar la muerte. Alguien puede preguntar, si el pensamiento positivo puede sobresalir lo negativo que se nos cruza en la vida. Si, podemos sobresalir muchos de los problemas en ser positivos. De todas maneras, si queremos destruir las obras del enemigo, necesitamos el completo poder del Espíritu Santo y su Palabra de vida dada por Él.
      Es la Palabra viva de Dios quien rompe el laberinto de confesión y rescata nuestra alma de destrucción. Juan 1:14  Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y contemplamos su gloria, la gloria que corresponde al Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Cierta es la Palabra de Dios que declara las intenciones de Satanás hacia la humanidad con destrucción, odio y muerte. La voluntad de Dios para nosotros es salvación, vida y victoria. Juan 10:10 El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia. Hay dos clases de competencias opuestas para nuestra atención. A cualquiera de las dos que le demos nuestra mente y corazón es quien gobierna nuestra alma. Entonces, escojamos con sabiduría a quien queremos servir. Satanás nos odia a morir y proclama que merecemos morir, mientras que Jesús es Señor, y nos ama con la verdad de su gracia. En cuanto a mí, caminaré con el Señor.

Terapia De Grupo

Santiago 5:16 Por eso, confiésense unos a otros sus pecados y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz.

     
      Escuchaba a un psicólogo explicando la diferencia entre terapia individual versus terapia grupal. Explicaba que la terapia grupal tenía mejores resultados de curación y un mayor porcentaje de personas se curaban de múltiples enfermedades mentales y otros problemas que padecían. Decía que terapia individual era más difícil de obtener buenos resultados porque las personas eran mucho más propensas a ser centro-de atención durante las sesiones de terapia. El psicólogo explica que en un ambiente de grupo, había más empatía entre ellos y para otros que necesitaban ayuda. Descubrieron que había ayuda genuina para las enfermedades mentales entre el grupo porque algunas personas ya habían pasado por esos mismos problemas. Además, había un sentimiento de aceptación una vez las personas empezaban a compartir sus problemas.
     
      Encontré la entrevista de este psicólogo muy interesante porque en efecto, el psicólogo confirma que la iglesia estaba haciendo la misma cosa y que lo ha estado haciendo cada semana por siglos. Las palabras que explicaban la configuración del grupo difieren, pero los resultados fueron similares. Es a lo que nosotros los cristianos le llamamos congregación, es en efecto una forma de terapia espiritual de grupo. La Palabra de Dios nos amonesta en mantenernos fieles reuniéndonos regularmente y mantener nuestros corazones listos a arrepentirse y cambiar nuestra manera de pensar cuando recibimos guía con unción del Espíritu Santo. El resultado es que podemos caminar sanos con la Palabra de Dios y ser una bendición a todos aquellos que están luchando en la vida. Heb. 10:25 No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacer algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca.
     
      Se ha dicho que muchos se están comunicando pero no muchos están conectando. ¿Pueda ser que todos están hablando pero que nadie está escuchando? Parece haber mundialmente una necesidad en las personas de conectar en un nivel emocional, porque la soledad es prevalente entre los jóvenes y entre los ancianos, se ha convertido en un problema universal. Tal vez no es muy buena idea crear un sistema en donde llevamos a nuestros padres a una residencia de ancianos y a los niños a una guardería en donde ninguno de estos grupos se ven. La Palabra del Señor dice, deja que los niños lleguen a Él y que los ancianos darían fruto en su vejez. ¿Tal vez Dios estaba pensando que los ancianos tenían una fuerte relación con Él, pudiendo ser ministrado con paciencia y amor a los jóvenes que tienen miles de preguntas que solo los ancianos pacientemente puedan contestar y tal vez componer en problema de la soledad?
     
      Nosotros tenemos la necesidad de reunirnos en un grupo de apoyo donde Dios está. La primera iglesia era una colección de grupos en hogares y un lugar donde los nuevos creyentes en Cristo se reunían a orar. Rom. 16:5a Saluden igualmente a la iglesia que se reúne en la casa de ellos. Hay un poder grande cuando nos reunimos a orar juntos. Cuando dos o tres se reúnen a orar con Cristo en el centro del grupo, podemos llevar nuestras peticiones a Dios nuestro Padre. Mateo 18:20 Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos». Hay fuerza en números cuando los hermanos y hermanas en el Señor, están creyendo en Dios juntos por un propósito unido en la voluntad de Dios. El poder de un grupo de justicia de hombres y mujeres que creen en Dios puede convertirse en una fuerza formidable y puede crear una unidad que es difícil romper. Ecle. 4:12b ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente!
     
      El Señor ha puesto entre la salvación el regalo de sanidad para toda persona que acepta el regalo de Dios de perdonar. El Señor nos anima en fe a someternos unos a los otros y ser una bendición entre nosotros. Llegamos a ser fuertes y animados en Cristo en confesar nuestras faltas uno al otro y orar por unos a otros. Este tipo de participación grupal congregacional nos ayuda a cuidarnos unos a otros y también a recordarnos que todos necesitamos la ayuda de Dios cada minuto. Santiago 6:16 Por eso, confiésense unos a otros sus pecados y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz.
     
      A todos aquellos que creen que pueden vivir en este mundo sin el ambiente enriquecedor de otros compañeros creyentes, pueden observar al reino animal para ver qué sucede cuando un predator separa a un débil o incluso a un búfalo de agua solitario de su grupo. Claro, el búfalo de agua es grande y fuerte, pero no lo suficientemente fuerte para una manada de depredadores cuando ya se han propuesto acabar con el. Nosotros tenemos un enemigo malvado quien está rodeando rugiendo como león buscando a quien devorar. Satanás busca aquellos quienes se han separado de la congregación del grupo de oración. Manténganse conectados con los creyentes cristianos y con los ancianos de la iglesia, también así con los congregantes quienes pueden ayudar a otros a rendir cuentas mutuamente ante nuestro Señor Jesucristo. Que no te de temor en pedir por oración cuando estas pasando por momentos difíciles, y estés dispuesto también ser una bendición para quienes te piden cobertura en sus vidas en la intersección de la unción. Mantengamos asistiendo al grupo de terapia de Dios y crecer mentalmente fuertes así como espiritual en Él quien nos amó primero.

Muchas Opiniones

Mateo 12: 36 Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado. 37 Porque por tus palabras se te declarará inocente y por tus palabras se te condenará».

     Mi mamá manejaba entre una zona de construcción mientras, se quejaba con Dios acerca de los conos de precaución que desviaba al tráfico porque estaban pintando las líneas de la nueva calle. Después ella escuchó en su espíritu que El Señor le decía, “Tienes muchas opiniones!” Ella en ese momento se arrepiente y ora por los trabajadores que están haciendo su trabajo para que las calles sean más seguras. Me sonreí cuando ella me contaba esto porque inmediatamente pensé en Mateo12:36-37 capítulo y versículo que nos enseña que vamos a ser juzgados por todos estas descuidadas opiniones que ponemos en palabras. Tenemos que recordar que con la misma manera en que juzgamos dando nuestra opinión, a si va a ser la misma manera en que nosotros vamos a ser juzgados. Leer esto en realidad, nos hace repensar antes de expresar nuestra opinión.

     Leemos durante las escrituras, que Dios desafía a las personas por las cosas que han dicho fuera de orden. Job fue confrontado por Dios cuando Dios le preguntó si él tenía todas las respuestas a las preguntas de Dios. Job, aquí hay una simple pregunta de ciencia para ti. Job 38:31 »¿Acaso puedes atar los lazos de las Pléyades o desatar las cuerdas que sujetan al Orión? Dime Job, ya que tu lo sabes todo acerca de justicia y como tu crees que el cielo debe ser, ¿cual es tu opinión de sabelotodo en esto? Job 38:33 ¿Conoces las leyes que rigen los cielos? ¿Puedes establecer mi dominio sobre la tierra? A este punto, yo estoy seguro que Job se estaba sintiendo fuera de sus posibilidades de comprender lo básico de estar mano a mano con Dios. Job eventualmente responde con un corazón arrepentido. Job 42:3b Reconozco que he hablado de cosas que no alcanzo a comprender, de cosas demasiado maravillosas que me son desconocidas. Buena respuesta Job, y su respuesta pueda que sea la que queramos adoptar cuando sentimos la necesidad de tener una opinión en cada cosa que está bajo el sol.

     Cuando Dios confronta a los líderes de Israel sobre falsos argumentos en el que estaban involucrados, Dios les dijo directamente lo que los líderes estaban diciendo acerca de Dios. Mal. 2:17 Ustedes han cansado al Señor con sus palabras. Y encima preguntan: «¿En qué lo hemos cansado?». En que dicen: «Todo el que hace lo malo agrada al Señor y Él se complace con ellos». O se preguntan: «¿Dónde está el Dios de justicia?». Durante todo el libro de Malachi, Dios confronta a toda opinión acusadora que daban sin ningún pensar alguno.  El hecho de que la gente estaba acusando a Dios de malas intenciones nos demuestra lo que pueda pasar cuando ya no tenemos ningún control en nuestras conversaciones sin la guía del Espíritu Santo. Cuando llegamos a un lugar donde empezamos a decir, “Todos los que hacen mal son buenos ante los ojos del SEÑOR, y Él está a favor con ellos.” Llegamos a eso cuando hablamos demasiado sin pensar en las consecuencias y creer que todo lo que pensamos y decimos, otras personas  estén interesadas en escucharnos. Llegamos ahí cuando el orgullo está sentado en el trono de nuestros corazones.

     Elias estaba viviendo con una opinión errónea acerca de él mismo, y la terrible situación en la que se encontraba Israel. Por el mal efecto que tenía Jezebel en la nación, Elias estaba convencido que él era el único en Israel que se había entregado a Dios, y que él era el único que estaba sirviendo a Dios fielmente. 1Reyes 19:14 Él respondió: —Me consume mi amor por ti, Señor Dios de los Ejércitos. Los israelitas han rechazado tu pacto, han derribado tus altares y a tus profetas los han matado a filo de espada. Yo soy el único que ha quedado con vida, ¡y ahora quieren matarme a mí también! Dios tuvo que decir que Elias estaba en un error. Muchos estaban sirviendo a Dios. 1Reyes 19:18 Sin embargo, yo preservaré a siete mil israelitas que no se han arrodillado ante Baal ni lo han besado. Cuando nosotros estamos involucrados en el ministerio, es muy fácil tener muchas opiniones acerca de todo. De todas maneras, así como Elias necesitamos bajar a la tierra por decirlo así y realizar en que Dios es mucho más grande que nuestros pensamientos y opiniones que puedan distorsionarse cuando nos volvemos solipsistas y obstinados.

     Dios no nos está pidiendo que nos hagamos solemne al silencio y que nunca digamos algo malo que pueda ser juzgado. Él nos amonesta que pensemos antes de sacar palabras como una ensalada de tonterías a un público insospechado.  El Señor  quiere que dejemos de juzgar con dureza y usar palabras maliciosas que hieren. Col. 4:6 Que su conversación sea siempre amena y de buen gusto. Así sabrán cómo responder a cada uno. El mundo está lleno de contradictores quienes critican y argumentan solo por el hecho de argumentar. No tenemos que ser como estas personas, al contrario tenemos que tener la gracia de Dios en nuestras palabras para ayudar a cualquiera a cambiar su corazón a hacia Dios. Tito 1:9 Debe apegarse a la palabra fiel, según la enseñanza que recibió, de modo que también pueda exhortar a otros con la sana doctrina y refutar a los que se opongan.

     El que está en Cristo, son de diferente espíritu y necesita realizar que somos la única Biblia que algunas personas han leído. 2Cor. 3:2 Ustedes mismos son nuestra carta, escrita en nuestro corazón, conocida y leída por todos. 3 Es evidente que ustedes son una carta de Cristo, expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios viviente; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne, en los corazones. Cuando nosotros hablamos, ¿Nuestra opinión  inflada se hace presente o el amor y la bondad de Cristo se presenta en nuestros corazones?  El escoger hablar con sabiduría siempre es escoger lo correcto. Todos tenemos muchas opiniones. Mantengámoslo bajo control hasta que Dios nos pida por ellas.

 

Todavía Somos Tan Malvados

Génesis 6:5 Al ver el Señor que la maldad del ser humano en la tierra era muy grande y que toda inclinación de su corazón tendía siempre hacia el mal, 6 lamentó haber hecho al ser humano en la tierra, y le dolió en el corazón.

Este capítulo me rompe el corazón cada vez que lo leo. Gén. 6:6 Lamentó haber hecho al ser humano en la tierra, y le dolió en el corazón. Le pido perdón a Dios por la humanidad tan miserable, y con el hecho de que el hombre puede ser contado y no poder contar con él. Imagínate a Dios sentado diciendo, “Deseo no haberlos hecho.” Qué condenación a nuestras buenas intenciones como resultado de todo lo que hacemos, hay maldad continuamente. Claro, estoy seguro que hay unas cosas que hacemos que viene de un corazón bien intencionado, pero cuando el corazón está corrupto, aun lo que pensamos pueda ser bueno y aceptable para Dios, pero llega a ser corto de bondad. Jer. 17:9 Nada hay tan engañoso como el corazón. No tiene remedio. ¿Quién puede comprenderlo?

Aquellos que dicen que hemos llegado de un largo recorrido hasta ser una civilización brillante y hemos logrado grandes pasos hacia hacia la excelencia moral se están  engañando a sí mismos. En todo caso, el ascenso de la idiocracia mundial ha señalado que la humanidad ha llegado a ser menos brillante. Continuamos odiándonos unos a los otros, declaramos guerra entre nosotros, y continuamos asesinando aquellos que nos traen una mínima ofensa a lo contrario de nuestras creencias. Gén.4:23 Lamec dijo a sus mujeres Ada y Zila: «¡Escuchen bien, mujeres de Lamec! ¡Escuchen mis palabras! Maté a un hombre por haberme agredido y a un muchacho por golpearme.

La humanidad continúa deslizándose como algo natural a una base de compromiso, egoísmo e intento de maldad. La humanidad ya no está buscando la verdad, al contrario, están buscando por aquellos que están de acuerdo con sus puntos de vista o cualquier tontería que escogen de ser la verdad. 2Tim. 4:3 Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las fantasías que quieren oír. Cuando nosotros, la raza humana, dejamos nuestra propia interpretación de lo que es bueno o malo, inevitablemente arruinamos todo. Sin la guía amorosa e instrucción de Dios, estamos completamente predestinados a repetir la maldad que tuvo lugar antes del diluvio de Noe cuando la maldad era el único pensamiento que salía del corazón de la persona.

La historia demuestra que cuando la humanidad alcanza  un estado de maldad perpetua, el resultado inevitable es estar condenado. Eze. 7:7a Te ha llegado la hora, habitante del país. ¡Ya viene la hora! ¡Ya se acerca el día! La destrucción que la humanidad se provoca ella misma y se alimenta de eso mismo, crea aún más  desastre. El pueblo busca a su líder por respuestas, pero los líderes han perdido su capacidad de razonar, porque en muchos casos, fue su liderazgo quien los extravió. Eze. 7:26 Una tras otra vendrán las desgracias, al igual que las malas noticias. Del profeta demandarán visiones; la instrucción se alejará del sacerdote y a los ancianos del pueblo no les quedarán consejos. A lo que está llamada una generación brillante parece que se les ha olvidado que, la paga de los pecados, la obra de iniquidad sigue siendo la muerte.

Cuando veo alrededor del mundo de donde soy parte, y veo problemas que se levantan en cada cosa, puedo comprender la necesidad por un Salvador. Yo, como muchos de ustedes, puedo sentirme abrumado por el caos que viene desde cada esquina y campo de nuestro planeta. Necesitamos la liberación de nosotros mismos. El mundo verdaderamente está gimiendo bajo el peso de los pecados de la humanidad. El suelo se convirtió en maldición  después del pecado de Adán. ¿Cuanta más rebeldía hay ahora en el suelo contra el pecado perpetuo del mundo? Este tren de pensamientos puede ser tedioso. Salmos 73:16 Cuando traté de comprender todo esto, me resultó una carga insoportable. Tenemos que agarrarnos con el hecho de que, aunque Dios dijo, que había deseado no habernos creado, aún así con su amor para nosotros vino a salvar nuestras almas de una eterna perdición por medio de su regalo de redención.

Aún que la humanidad sigue siendo con la maldad que pueda tener, el sacrificio de muerte del Señor en la cruz por nuestro bien es la rama de olivo que Dios extendió para nosotros. Cuando Él dijo que estaremos en este mundo pero no ser de este mundo, Dios sabía lo que íbamos a estar en contra durante nuestra vida. Él también sabía que todo lo que necesitaríamos para una victoria se encontraba y adquiere a través de la sangre de Jesús, quien nos limpia de todo pecado. El plan de Dios para nuestra liberación por medio de Cristo, llevaría a este mundo a una reconciliación para entrar en el pacto que hizo Dios para nosotros para aceptar su eterno regalo. Aunque todo parezca que se está yendo en un constante desastre y destrucción, tenemos al Señor quien nos guía durante este caos. Aún nos guía en el proceso de la muerte. Salmos 48:14 Porque este es Dios, nuestro Dios por siempre jamás; Él nos guiará hasta la muerte. Si nuestro Padre Celestial no va a guiar por medio las incertidumbres de la muerte, podemos descansar en el hecho que Dios nos guía durante la vida. Sigue adelante, y vive al máximo siendo una bendición en este mundo ruidoso.

Terminando Fuertes

Jeremías 12:5 «Si corriste con los de a pie e hicieron que te cansaras, ¿cómo competirás con los caballos? Si tropiezas en una tierra tranquila, ¿qué harás en la espesura del Jordán?

      Terminando fuerte, o como tu quieras decirlo, “Terminando fuerte, terminando duro o terminando bien,” haz tu mejor esfuerzo para terminar la carrera que Dios ha puesto en la vida que Él te ha dado. Un día en el gimnasio vi el reloj de la pared para saber cuánto tiempo me quedaba para completar mis ejercicios. Me reprendí por estar viendo mi salida fácil y me dije a mi mismo, “Vamos Norm, termina fuerte y bien!” Cuando me doy cuenta que estoy empezando a hacer excusas por estar perezoso en cosas que necesito hacer, siempre pienso en las palabras de Jeremías, “Si has corrido con los hombre a pie y te han cansado, entonces, ¿cómo puedes competir con caballos?” ¿Qué  tan cierto es esto? Si no puedo hacer las cosas que necesito hacer todos los días, ¿Qué voy hacer en tiempos verdaderamente duros?

      Si no puedo orar y pasar tiempo con Dios cuando los días son buenos, ¿Cómo puedo pedir ayuda durante un pánico  frenético, cuando el mundo se me esta cayendo a mi alrededor? Si no puedo controlar el mal hábito de comer y asegurarme que haga ejercicios a menudo, ¿Cómo puedo encontrar valor y fuerza de voluntad de hacer ejercicios, comer bien, cuando me diagnostican con múltiples condiciones que vienen hacia mí a diario como un bandido armado que toma posición de mi existencia? ¿Cómo puedo terminar fuerte cuando todo lo que he elegido hacer es débil y de ilusiones indisciplinadas? Prov. 14:23 Todo esfuerzo tiene su recompensa, pero quedarse en las palabras solamente, lleva a la pobreza.      

      Siempre escucho personas hablar de estas ilusiones. Como quisiera levantarme temprano y pasar tiempo con el Señor, cómo quisiera llegar al trabajo a tiempo, cómo quisiera levantarme de la mesa cuando ya estoy satisfecho. Prov. 13:4 El perezoso codicia y no satisface sus anhelos; el diligente prospera en todo lo que anhela. Quisiera salir de mi haraganería y hacer lo que se necesita hacer. Una y otra vez van los deseos. Para poder terminar fuertes, tenemos que llegar a ser fuertes en las áreas de la vida en donde Dios ha sembrado una tenacidad inspiradora dentro de nosotros para lograr aquello para lo que fuimos creados. Prov. 23:7a Pues como piensa dentro de sí así es. La cosa es, que tenemos que romper los muros de pereza que todos hemos experimentado durante la vida. No todos estamos preparados para enfrentarnos a los desafíos que vienen hacia nosotros. Unos necesitarán aplicar más esfuerzo que otros para realizar pequeñas tareas. No hay problema con eso, siempre y cuando terminen fuertes y pasen a la siguiente lección para vivir en la rectitud de Cristo.

      Para unos con solo hacer su cama antes de salir de su casa puede que sea el Goliat que necesitan vencer, para otros, puede que sea el terminar su doctorado que ha estado quemando su corazón. No importa, cualquiera que sea la magnitud de la tarea, terminar fuerte va ayudar a determinar el caracter del corazón que uno tiene para la vida. Una vez me preguntaron, que si yo tuviera poco tiempo para vivir,  ¿qué pasaría con el libro que todavía  estaba escribiendo? “Me imagino que escribiría más rápido, contesté.” No estaba tratando de contestar con burla, pero estas preguntas hipotéticas de ¿Y Si…? No importa, cuando estás viviendo tu mejor vida a lo máximo y estas haciendo lo mejor que puedes en lo que Dios te ha dado. De todas maneras, es Dios quien determina lo que hacemos y finalmente lo que logramos. Claro, somos participantes dispuestos en el plan que Dios tiene para nosotros, entonces, el estresarnos en lo que no se ha terminado en nuestras vidas es problema de Dios. Digo esto con reverencia, porque Dios tiene el número de nuestros días en Su mano. Nuestro trabajo es seguir adelante en la justicia de Cristo y terminar la carrera que está ante nosotros.

      Estoy seguro que el Apóstol Pablo pudo haber hecho más, si no lo hubieran asesinado durante la persecución del reinado de Nerón contra los cristianos. Pablo sabía que ya sus días estaban contados. Pablo declaró que iba a terminar fuerte, que iba a ver una bendición de premio al final de todo. 2Tim. 4:6  Yo, por mi parte, ya estoy a punto de ser ofrecido como un sacrificio, y el tiempo de mi partida ha llegado. 7 He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, me he mantenido en la fe. Terminó su carrera aunque él tenía el conocimiento y la capacidad de haber hecho mucho más. La cosa es, que Pablo terminó fuerte, y nosotros somos bendecidos por eso. Tenemos sus cartas para la iglesia, que nos ayuda, nos dirige y nos instruye a vivir en la justicia de Cristo. Cualquiera que sean las pruebas y tribulaciones que aparezcan en nuestro camino a la eternidad, pueden ser vencidas con la ayuda y la guía del Espíritu Santo. Lo que constantemente hace falta en la vida de un cristiano es el deseo entre la persona de seguir adelante cuando el Espíritu Santo los está empujando. Muchos se cansan porque no hacen cosas pequeñas en fe que es requisito para crecer. La complacencia se convierte en un valor predeterminado en el corazón, y la insipidez se convierte en el fruto de su existencia día a día. La Palabra expresivamente nos advierte de que no nos demos por vencidos en lo que Dios nos ha inspirado a sembrar. Gál. 6:9 No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. Si Dios nos ha dado una visión, entonces Dios no va a dar los medios para cumplir y terminar fuertes. ¿Qué bueno es saber esto?